El secreto mejor guardado de cualquier comerciante numismático

El secreto mejor guardado de cualquier comerciante numismático

Escribo esta entrada porque unos cuántos ya me habéis hecho la misma pregunta y seguro que otros la tenéis en la cabeza: “¿De dónde sacan las monedas los numismáticos profesionales?“. Que conste que no me sentó mal cuando me lo han preguntado ya que sé que lo hacen sin mala intención porque yo también me la hice cuando estaba empezando. La respuesta a esa pregunta es muy rápida: no tengo ni idea.

Ahora bien, la explicación interensante es por qué no tengo ni idea de algo tan básico; al fin y al cabo, si los profesionales no fuesen capaces de adquirir monedas, todo el comercio numismático se pararía. ¿De dónde narices sacan los que andan por mercadillos álbumes enteros de piezas antiguas? ¿cómo consiguen llenar bandejas de piezas estupendas los que van a convenciones? ¿hacen magia las casas de subastas para sacar miles de piezas auténticas en cada catálogo? ¿dónde está el secreto?

 

Pero para muchos la pregunta va más allá de una simple curiosidad. Piensan que si se enteran de las fuentes casi inagotables de monedas de los profesionales serían capaces de adquirir ellos mismos piezas a mejores precios. E incluso sacarse un dinerillo revendiéndolas. Efectivamente, tal podría ser el caso, y es justamente por eso por lo que absolutamente nadie nos va a decir a quién compra monedas y a quién se las vende. Sería como tirar piedras contra su propio tejado, ya que es la manera más rápida de perder clientes y proveedores, que es justamente lo que hace que un profesional pueda ganar dinero. Mucha gente sabría tasar un medio escudo de 1775 madrileño, pero pocos pueden vender al mayor precio posible una pieza única y menos aún son capaces de convencer a un coleccionista importante que su empresa es la adecuada para subastar su colección.

Se trata de un valor añadido muy difícil de alcanzar y que solo se obtiene a base de tiempo. Para ilustrarlo, imaginad que a Enrique le tocase en la lotería 10 millones de euros y decide ponerse a comerciar con monedas. Con lo que le ha tocado ya tiene más dinero líquido que la inmensa mayoría de los comerciantes españoles, pero ¿a quién compra y a quién vende monedas?

Si se quiere poner a vender euros lo tiene relativamente fácil porque puede contactar con los distribuidores oficiales de las casas de moneda europeas. Incluso con esa cantidad de pasta podría intentar ser él un distribuidor comprando grandísimas cantidades. Pero la moneda no actual es más complicada porque no hay un distribuidor de monedas antiguas inagotable y por eso vender monedas no es como vender Coca-Colas. A Enrique le tocaría  ir a subastas y convenciones, nacionales e internacionales, para conocer a gente y empezar a tener algunos contactos que le proporcionen monedas o que se las compren si él no encuentra coleccionistas a los que “colocárselas” (una terminología muy usada en el gremio que a mí no me gusta nada). Lo malo es que muchos de los que contacte le van a querer dar el palo, y más de uno se lo dará, porque aquí los hay buenos y malos, como en todas partes, y se aprende a base de equivocaciones.

Con tiempo y esfuerzo es posible que Enrique cuente también con una buena cartera de clientes que confíen en él. Eso sólo se consigue a base de tratarlos bien, asesorarlos adecuadamente y comportarse con ellos de forma honrada. Pegar el palo a un coleccionista es relativamente fácil, mantenerlo como cliente durante 30 años no lo es tanto. Pero a la larga cuidar al coleccionista sale bien, ya que muchas veces son estos clientes quienes proporcionan monedas a los comerciantes. Una persona que lleve décadas coleccionando monedas suele tener una colección interesante. Es posible que por una mala racha necesite dinero y venda su colección para obtener liquedez; también es posible que fallezca y sus herederos no quieran, o no puedan, continuar con la colección (una pena). En esos casos sale a la venta una colección importante y lo normal es que el propietario se lo ofrezca a un comerciante. Evidentemente se lo ofrecerá a aquél en el que confía, que no es otro que a quien ha estado comprando durante muchos años.

Con esto nos podemos hacer una idea de los proveedores con los que cuentan los profesionales. No obstante, en la próxima entrada se mostrará que hacerse cargo una colección de monedas importante no es como ir al súper a comprar sandías. Para ello traeré a este blog el mejor ejemplo posible: María Teresa Sisó (directora de Aureo & Calicó) nos contará cómo Aureo & Calicó se pudo hacer cargo de la colección Caballero de las Yndias para subastarla. Será una estupenda oportunidad para que los coleccionistas conozcamos de primera mano qué paso en la trastienda del que en mi opinión es el mayor evento numismático en España de lo que llevamos de siglo.

Las fotos que ilustran la entrada son tres rarísimos doble ducados de Juana y Carlos, dos de Barcelona y uno de Zaragoza. Los va a sacar a subasta Ars Classica dentro de una estupenda colección de moneda española que merece la pena mirar.

23 Comentarios

  1. Glenn Murray 6 años hace

    Por la primera vez en mi vida, ahora con internet y las redes sociales, creo que estoy empezando a ver un poquito de luz al final del túnel. Creo que los numismáticos vamos a encontrar una buena manera de intercambiar (y/o comprar-vender) monedas de nuestra colección sin tener que acudir a las grandes casas de subasta, que quedarían como intermediarios de las grandes e importantes piezas con clientes de mucho dinero y a quienes no les importa pagar sus márgenes, por otro lado, más o menos legítimos por el servicio que provean y con esos contactos que mencionas, que tienen que establecer y mantener como parte de su trabajo. Un saludo, Adolfo!

    • Autor
      Adolfo 6 años hace

      Estoy totalmente de acuerdo en que Internet es una plataforma extremandamente útil para compartir conocimientos numismáticos y para contactar con otros particulares con quienes comprar, vender y cambiar monedas. En este sentido, gracias a Internet los particulares podemos hacer buena parte de lo que antes hacían los comerciantes, sobre todo con moneda humilde con la que “te puedes fiar” y si te engañan tampoco será el fin del mundo.
      Creo que esta idea no es entendida por un amplio sector de los comerciantes numismáticos en España (por supuesto hay honrosas excepciones). Yo creo que a quienes más daño les hace Internet es a los pequeños comerciantes que no tenían otro modelo de negocio que comprar a 2 y vender a 4. Las casas de subastas se han visto beneficiadas porque ahora son más fácilmente accesibles a mucha más gente. Por otra parte, las casas de subastas suelen interesarse por piezas caras que yo no compraría a nadie que no fuese muy de fiar y que además me garantizase solvencia. Desde luego no a un particular.

      En mi opinión, los pequeños comerciantes deberían aprovechar la ventaja competitiva que tienen: poder proporcionar asesoramiento personalizado. Eso es algo que las casas de subastas no pueden hacer (al menos que vayas a la propia casa de subastas y hables con su personal) y que difícilmente hará un particular con tanta calidad como lo puede hacer un profesional. Y digo “personalizado” porque el asesoramiento que se hace, por ejemplo, en este blog no lo es, aunque me consta que ha ayudado a muchos coleccionistas incluso más que aquellos a quienes compran.

      saludos,
      Adolfo

  2. dani_v8 6 años hace

    Interesante entrada Adolfo, has respondido a la pregunta que todos nos hemos hecho alguna vez cuando empezabamos. ¿De donde sacaran estos tios tantas y tantas monedas?

    Esa proxima entrada promete, estare atento.

  3. David 6 años hace

    Los contactos, como para muchas otras cosas en esta vida, sin imprescindibles en la numismática, independientemente del lado en el que se esté. Ya sean vendedores de confianza, compradores habituales o un amigo de mi amigo que quiere vender las monedas de su padre. Luego están los que tienen a varios ladrones, que se dedican a surtirle con sus robos, pero eso es otro (triste) tema.

    En cuanto a la casi post data de tu entrada, una gran noticia el saber de esa futura entrada, seguro que no tendrá desperdicio. Como bien dice, las subastas de la colección Caballero de Yndias han sido las más importantes de los últimos años, a la espera de lo que pueda pasar con lo que parece el casi seguro desmenuzamiento de la colección de la Hispanic Society (¿Vico?). Un saludo

  4. Eunuco 6 años hace

    Te has olvidado de los piteros, fuente importantísima de profesionales.

    • Autor
      Adolfo 6 años hace

      No, no me he olvidado: he dicho que me refiero a profesionales que actúan de forma honrada y que mantienen a sus clientes sin engañarlos. Los hay que compran a piteros, también los hay que compran a falsarios y no faltan quienes introducen en el mercado monedas robadas a particulares o a otros profesionales por mafias organizadas.

  5. Eunuco 6 años hace

    Pero si todos les compran a los piteros, incluidas las casas de subastas. Pásate por el foro de Imperio numismático y habla con unos cuantos que andan por allí trapicheando, te contarían muchas historias interesantes.

    • Autor
      Adolfo 6 años hace

      Es que cuando a mí alguien me dice algo así me dan ganas de irme a la policía a poner una denuncia. No quiero saber absolutamente nada de cualquier cosa que tenga que ver con material expoliado, y eso es algo que ya he dicho muchas veces en el blog. No entiendo cómo puede haber gente que le parezca bien el expolio y después se quejen de que los políticos roben: al fin y al cabo, en ambos casos están metiéndose en el bolsillo el patrimonio que es de todos.

  6. Eunuco 6 años hace

    Se me acaba de ocurrir algo. Ya que te gusta hacer entrevistas, podrías entrevistar a un pitero anónimo, pero hazle preguntas interesantes no la de la isla desierta y cosas así.

    • Autor
      Adolfo 6 años hace

      oído cocina, no estaría mal. Si algún expoliador se pone en contacto conmigo a través de mail de forma anónima le hago una entrevista. Si no podría entrevistar a alguien que pertenezca a asociaciones de detectores, lo que pasa es que ellos lo hacen de forma legal.

      ¿No te parecen interesantes las preguntas que hago a los entrevistados? Lo de la isla desierta es un poco tontería, para que digan cuál es su moneda favorita, pero en el resto de la entrevista pretendo ser más concreto. En serio, si te parecen preguntas estúpidas o que no aportan nada dímelo (y dime por qué o dime qué preguntarías tú); de críticas como esas se puede aprender mucho, si están razonadas claro.

      Si hay algún pitero en la sala que quiera ser entrevistado que me mande un correo DE FORMA ANÓNIMA. Lo último que voy a hacer va a ser comprometerme, así que solo entrevistaré a un expoliador si no sé quién es.

      saludos,
      Adolfo

      • Juan 6 años hace

        Hola Adolfo.

        Pues en realidad esa pregunta de la isla desierta en las entrevistas pienso que esta mal planteada. La intencion es buena (saber que moneda le encanta al entrevistado) pero para eso , y siguiendo la idea de no preguntarle directamente por cual moneda daria la vida, se me ocurre que la pregunta podria ser algo como : ” Si por alguna razon economica tuvieras que vender tu coleccion, que moneda jamas venderias? ”

        O quiza , recordando el contenido de la anterior entrada sobre el robo numismatico de Valladolid, la pregunta podria ser : “Si entraran a tu casa a robar tu coleccion numismatica, por cual moneda le pedirias al chorizo que por favor te la deje? ”

        Claro que en la practica el chorizo pondra mas interes en llevarse aquella moneda por la cual se esta abogando, pero al menos se lograra el objetivo de saber que moneda le gusta al entrevistado.
        Si sigues con la pregunta de la isla desierta te van a evadir la respuesta, como ya uno lo hizo, con eso de que se llevaria a la isla una moneda de chocolate porque le serviria mas al poder comersela .

        Saludos.

        • Autor
          Adolfo 6 años hace

          Si planteo la pregunta como tú propones todos se irán al campo emocional. “Yo prefiero que me roben cualquier moneda antes que la que me regaló mi abuela” o cosas así. Además, darías por hecho que coleccionan monedas y muchos de los entrevistados no lo hacen.

          Pero OK, apunto la crítica y reformularé esa pregunta de ahora en adelante.

          saludos,
          Adolfo

          • Juan 6 años hace

            Lo curioso es que la pregunta de la isla desierta no esta exento de que la respuesta se oriente mas a lo sentimental pues si alguien va a estar solo en un lugar por largo tiempo es un hecho que desearia tener una moneda que le recuerda a su abuela antes que una que le recuerde a alguna subasta o a Fernando VII , no crees?
            En lo que si te doy la razon es en el hecho de que no siempre el entrevistado es un coleccionista . Entonces simplemente se le podria anteponer a la pregunta: “Si fueras un coleccionista…” (y todo lo demas).

            Bueno, es solo una sugerencia.

            Que estes bien.

  7. Eunuco 6 años hace

    Si le preguntas a un pitero de este tipo (el que saca las monedas para venderlas) no tiene mucho sentido la de la isla desierta, pues te responderá que se llevaría una de 2 € que son las únicas que le interesan :)
    En mi modesta opinión has hecho alguna entrevista buena, eligiendo correctamente al entrevistado pero en otras pienso que te equivocaste; aunque por otro lado conseguiste parte de lo que querías, polemizar y de esa forma publicitar el blog (por ejemplo cuando entrevistaste a Remoneda). Esto último te lo digo como un halago, es admirable que llegues hasta tanta gente con el blog.
    Si algún pitero se presta a la entrevista creo que deberías enfocarla de forma directa, por ejemplo preguntándole si ha vendido a subastas y profesionales importantes, qué monedas son las mejores que ha sacado y más caras, etc., ya sabes por dónde voy. Sacarle el morbo al asunto. Por supuesto sin que te veas comprometido legalmente, desconozco si el que se nombre a esos profesionales te ocasionaría problemas.

    • Autor
      Adolfo 6 años hace

      Bueno, que un pitero me diga que lo único que le interesan son las monedas de 2 euros haría evidente que la numismática le importa un carajo. Lo que es normal porque de importarle no expoliaría nada.

      Por parte de Remoneda, siento decirte que te equivocas. Más de uno me ha acusado de haber intentado montar polémica para aumentar las visitas del blog. No es así, fíjate que en ese momento el blog no tenía ningún tipo de publicidad, así que las visitas me traían sin cuidado. Actualmente tengo publicidad para cubrir los gastos que ocasiona el hosting y demás, pero para que te hagas una idea saco alrededor de 1,80 euros por cada 1000 visitas. Desde que puse publicidad en el blog esa entrada ha tenido 153 visitas, así que echa cuentas y verás que no he sacado por ella ni 30 céntimos. Evidentemente no me vendo por tan poco.

      Este blog es de divulgación numismática, y debe seguir siéndolo. Mi intención con aquella entrevista era demostrar que es plenamente legal falsificar monedas antiguas y venderlas como tales. ¿Qué mejor manera de demostrarlo que trayendo al blog a una persona cuya profesión es reproducir monedas de la forma más fiel posible a las auténticas y además está dado de alta en la Seguridad Social como tal? Créeme que no saqué lo más morboso de lo que me dijo.

      Este blog no va de sacar el morbo a nada, va de divulgar conocimiento. Conocimiento que muchas veces yo no tengo y por eso vienen bien las entrevistas. En relación con eso, estaría encantado de que un pitero nos cuente aquéllo que yo no sé y estaría bien que todos supiésemos. Pero DEBE ser anónimo porque en caso contrario yo tendría conocimiento de que una persona ha cometido un hecho delictivo y mi obligación sería ir a la policía a denunciarlo.

      Lo dicho, si algún pitero nos lee y se anima que se cree una cuenta falsa de mail y me escriba un correo.

      saludos,
      Adolfo

  8. Antonio 6 años hace

    En cuanto a la entrevista al expoliador, no me convence la idea.

    Ya he leido a expoliadores opinando sobre el tema, y ya sé lo que te va a decir: Que las Adminstraciones no se preocupan por los yacimientos, y por eso ellos los roban, para que estén en mejores manos (te lo dirán con otras palabras); también te dirá que las casas de subastas son sus cómplices, que les compran las monedas a sabiendas de que son expoliadas, y que ellos no son más que un eslabón de la cadena, necesario para que aparezcan tantas monedas a la venta… en fin, que al final intentará convencernos de que no es tan malo lo que hacen.

    Será como cuando entrevistaste al falsario, que parecía que era un honrado trabajador que trataba de llevar la numismática a los coleccionistas má humildes. ¡ja!

    Sin embargo, la entrevista que espero ansiosamente es la que vas a hacer a Doña María Teresa Sisó. De ella sí que tenemos mucho que aprender, y humildemente, creo que es el camino correcto en el tema de las entrevistas.

  9. Autor
    Adolfo 6 años hace

    Bueno, esto es lo de siempre: no importa qué acción ilegal sea, el que la comete SIEMPRE busca excusas. El que pasa droga dice que es un pobre hombre y la culpa es de las mafias, Ruiz Mateos que gracias a sus estafas había cientos de puestos de trabajo etc. etc. Desde el que roba un chicle al que roba cientos de millones siempre tendrá una excusa que decir. Es mucho más fácil eso que pedir perdón o que admitir que es una mala persona.

    Pero la principal diferencia entre los piteros y Remoneda es que lo que hace Remoneda es legal. No nos podemos olvidar de eso porque no es un detalle sin importancia. Otra cuestión es que a ti o a mí nos guste, pero no deja de ser legal.

    No obstante, yo soy de los que opinan que de todos se puede aprender y que lo mejor es que estemos informados. Hay quienes opinan que es mejor no informar de ciertas cosas (por ejemplo de que existe Remoneda o de que fumando un canuto te lo puedes pasar de puta madre) pero en mi opinión eso solo consigue que la información ofrecida (ya sea sobre numismática o sobre el consumo de drogas) sea parcial y poco creíble. Cierto es que las drogas tienen un efecto que puede ser agradable, pero también hay muchas otras razones para no tomarlas. Cierto es que comprar monedas a piteros puede resultar más barato, pero está claro que hay muchas razones para no comprarlas.

    Y sí, de lo que nos diga María Teresa Sisó aprenderemos todos mucho. De eso no me cabe la menor duda.

    saludos,
    Adolfo

    • Antonio 6 años hace

      De acuerdo con lo que dices, pero siguiendo la comparación de las drogas, lo importante es que al terminar de leer la entrevista, sepas que puedes pasártelo bien, pero sobre todo, y mucho más importantes, son perjudiciales. Y en este tipo de entrevistas, se corre el riesgo de que al final dé la sensación de que no son tan perjudiciales, y además, te lo pasas bien.

  10. Antonio Albasit 6 años hace

    Hola Adolfo, espero poder seguir leyendo tus entrevistas, siempre son otros puntos de vista y de todo se aprende. El caso de un expoliador, es claro que nos molestará en el mismo momento que exponga sus justificaciones … claró está para él, que cualquiera que tenga un poco de sentido y de principios, ante todo se echará las manos a la cabeza, pero es así y tendremos que seguir denunciando a este tipo de personas y a aquellas que se benefician de ello. Pero como digo, siempre hay algo que aprender.
    Caso distinto me pareció lo de remoneda, esa empresa y sujeto que la dirige ….. ya se comentó en su día, pero sin entrar en el tema solo referir que realmente se trata de una empresa cuyo objeto creo no es legal, sino más bien alegal, ya que no hay legislación especifica al respecto, aunque sí en el código penal, por que realemnete no deja de ser una estafa sí sus piezas son identicas a las originales y no éstán marcadas, y más aún si existe posibilidad ya sea directa o indirecta de introducrilas en el mercado o circuito comercial. Tenemos que segur aprendiendo para luchar contra este tipo de sujetos y no bajar los brazos y pensar que no se puede hacer nada.
    Claro que se puede hacer, pero está claro que no depende solo del cliente, el coleccionista, sino del colectivo entero, y aquí mucho tendrían que decir los profesionales, o ¿es que no están interesados en que esto cambie?
    Te animo Adolfo para que continues con las entrevistas, especialmente como la estás preparando, creo que tu blog tiene el sentido para el que lo creaste, y repito que hay que empaparse de muchas cosas, siempre se aprende algo nuevo.
    También me pregunto, y ya se ha tratado en muchas otras entradas en relación a los “engaños” ¿quizás no haya un sólo secreto mejor guardado por los comerciantes numismáticos?, puesto que no creo que sea el hecho de perder el contacto de donde sacan las monedas que luego nos venden, sino quienes son y de donde proviene tanta moneda, ¿no habrá intereses por parte de mucha gente del sector en que existan este tipo de empresas o negocios, los conocidos talleres, los expoliadores, etc?, así que, a pesar de todo el daño que hacen a nuestra afición y a la propia historia (la numismática) hay que seguir combatiendolos, y de que mejor manera que aprendiendo del enemigo.
    Un saludo.

    • Autor
      Adolfo 6 años hace

      No querría entrar de nuevo en ese debate (otra vez) pero por mucho que te pueda doler, lo que hace Remoneda es 100% legal: él vende reproducciones de monedas y como tal extiende sus facturas. Luego el uso que se den a esas monedas no es su problema desde el punto de vista legal (si es ético o no se podría discutir). La culpa del disparo de Froilán es de su padre, no del que vendió el rifle. El que vende el rifle vende algo que se puede usar para acciones legales o ilegales, pero es el que le da un uso el que hace (o no) la ilegalidad. Marichalar hubiese podido disparar legalmente, pero no era legal que lo hiciese su hijo puesto que no tenía 14 años.
      Pues aquí lo mismo: si yo le compro 10 monedas a Remoneda, él me extiende una factura de reproducciones y luego yo las cuelo en el mercado como auténticas, el que está cometiendo un delito soy yo, no él. Creo que es importante que los aficionados seamos conscientes de cómo está la situación, cómo es el marco legal y que hay que andar con mil ojos.

      Hay comerciantes que compran moneda falsa y la venden como auténtica. También los hay que compran moneda expoliada y la introducen en el mercado. Seguramente también haya alguno que compre material robado o incluso que pague a mafias para que roben. En este gremio, como en absolutamente todos, hay buenos, malos y regulares. Hay quienes tienen unos principios éticos ejemplares que los siguen escrupulosamente y hay quienes por dinero venderían a su madre. Como en cualquier otro gremio, vaya.
      Pero de eso no iba la entrada; esta iba sobre los medio legales de obtener monedas. Si queréis un día volvemos sobre los no legales.

      En cuanto a si hay más intereses ocultos, puede ser, pero en principio me parece suficiente el que no quieran dar el contacto. Yo las monedas que he cambiado o vendido a algún amigo nunca jamás le he dicho de dónde provenían. Y no por ello tengo oscuras intenciones, simplemente no quiero decir a quién compro para poder seguir comprándole.

      saludos,
      Adolfo

  11. Melqart 6 años hace

    Es un buen artículo que creo que todos alguna vez nos lo hemos preguntado.
    El otro día fui a un mercadillo preguntando por la tira de euros del vaticano y al final me dijo que al parecer contacta con la fabrica de moneda del vaticano y se las dan. No se muy bien como irá la cosa, si con un simple email bastará, si tienes que hacer un pedido grande o debes tener algun certificado.
    Ahora me pregunto si puedo conseguir todos los euros contactando con la fabrica de moneda de cada pais. Evidentemente las tiradas de estos ultimos años y no monedas de mas de 20 años o varios siglos.
    Saludos

    • Autor
      Adolfo 6 años hace

      Ya sabes que yo en euros no estoy puesto. Sé que hay gente que hace compras en grupo y que a veces compran a las cecas oficiales. Lo que no sé es si comprarán a la ceca o a las tiendas de las cecas, como la tienda que tiene la FNMT.

  12. Marcos V. 3 años hace

    Soy el propietario de un estanco filatélico (antigua concesión de la FNMT).Antes éramos nosotros quienes dispensábamos los sellos y las monedas al coleccionista que las solicitaba. Ahora los derechos son todos para el consumidor final y la ética se ha ido a tomar viento. Nos hemos quedado sin clientes coleccionistas. Tampoco es justo que nuestro único proveedor, la FNMT se haya vuelto prácticamente la única tienda “oficial” del coleccionismo español. Ni tanto ni tan poco. Yo también le dí servicio a coleccionistas durante muchísimos años y ahora que no hay dinero esto se ha convertido en un “sálvese quien pueda”.
    Pues para quien lo sepa, muchas de las piezas emitidas por la FNMT se pueden conseguir en un estanco al precio oficial sin necesidad de tener que pagar los gastos de envío que hay que pagarle a la FNMT. Esto es de toda la vida. Ahora, está claro, que es que escoge es siempre el cliente.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*