Arras matrimoniales

Arras matrimoniales

Llevo un buen rato buscando cuál es el origen de las arras matrimoniales y no encuentro ninguna fuente fiable. Lo que parece claro es que proviene de un antiguo rito mozárabe y supone una reminiscencia de los antiguos contratos de arras medievales, por los cuales el novio se comprometía a entregar a la novia una dote. Sin duda el contrato de arras más famoso que ha llegado a nuestros días es el de El Cid Campeador, que se puede ver en la Catedral de Burgos.

En la actualidad las arras matrimoniales son 13 monedas que pasan de las manos del novio a las de la novia y viceversa durante la ceremonia nupcial. Es una moneda por cada mes del año más otra para los pobres, y simboliza la compartición de riquezas entre la pareja que se casa. Que nadie se lo tome de forma literal: esto es a día de hoy perfectamente compatible con la separación de bienes.

Hace pocas décadas, las arras dependían del poder adquisitivo de la pareja: los ricos se casaban con monedas de oro, los no tan ricos con plata y los que se casaban con monedas de cobre era porque no podía permitirse otra cosa. Por raro que nos parezca hoy en día, con tal de mostrar que se tenía dinero, hay quienes usaban duros de plata como arras. Yo siempre me he preguntado cómo sería aquello, porque si no es que se casen dos pelotaris no es fácil arrojar 13 duros de plata en las manos de una muchacha.  También era típico entre las familias humildes era coger monedas de cobre y darles un baño plateado, aunque sólo sea de consuelo. Algunas de esas monedas plateadas todavía se pueden ver en mercadillos.

Hoy en día las arras se suelen hacer con medallitas de plata que venden en joyerías o con monedas antiguas que venden en numismáticas. Entonces pasa igual que con los restaurantes: basta que sea para una boda para que el precio se triplique. En joyerías he visto 13 medallejas horrorosas en una funda y se pedían por ellas 150 euros. Yo no sé el margen de ganancia del joyero, pero me pareció un atraco… y una oportunidad.

En ese momento me di cuenta de que podía coger monedas de 50 céntimos de Alfonso XIII, ponerlas en una caja bien presentada y regarlárselas a mis amigos y familiares cuando se casen. Desde luego que esas monedas me van a salir mucho más baratas que en una joyería y quedo como un señor regalando unas arras con más de 100 años de antigüedad. Las monedas tienen que estar bonitas, pero no tienen por qué estar en SC, porque los novios no lo van a apreciar (si lo hicieran no las pasaban de unas manos a otras).

Las cajas de arras las vi vender una vez en eBay y compré unas cuantas, pero hace tiempo que no las he vuelto a ver. En cuanto a las monedas de 50 céntimos, en cualquier mercadillo tenéis para dar y regalar. Ahora que empieza la temporada de bodas creo que es una idea bastante económica para quedar como un señor. Eso sí, yo no lo vuelvo a hacer: todas las veces que he regalado unas arras o han cancelado la boda o al poco tiempo han acabado como el rosario de la Aurora. Hoy mismo he regalado el juego que muestro en las fotos; ya os contaré cómo acaban.

13 Comentarios

  1. Néstor 7 años hace

    Un bonito tema sobre el que indagar. El origen de las arras. Lo de utilizar duros, a parte de ser un poco incómodos de manipular como arras, me parecen un poco peligrosos, más que nada por si durante alguna riña de pareja pueden llegar a ser usadas como auténticas armas arrojadizas. De todas formas Adolfo, si has detectado alguna relación entre las arras que regalas y un repunte en el índice de divorcios, en vez de dejar de regalarlas, puedes ir variando el tipo de moneda. Lo mismo los 50 ctms de Alfonso XIII, están indicados para regalar entre amigos (si son coleccionistas mejor que mejor),… Algo así como lo que ocurre con cada signo zodiacal que tiene su piedra concreta…

  2. M. A. 7 años hace

    Por fin hemos averiguado quien está detrás de los numerosos divorcios en España. Je, je.

  3. coinsmcr 7 años hace

    Muy curioso tu post de hoy y me ha resuelto una duda que tenía: “Una moneda de 2 centimos de Alfonso XIII de ….. PLATA”. Me la regalo hace unos meses un familiar y no sabía de donde habría salido. ¿Una coleccion de esas de los periodicos? Pero después de leer tu post, es muy posible que se plateara la moneda para formar parte de unas arras. Vista la moneda me parece lo más probable.
    Asi que, lo dicho, muchas gracias Adolfo ¡¡¡

  4. Ager 7 años hace

    curiosa relacion entre tu regalo y el fin de los mismos…aunque visto el numero de divorcios que va en aumento…dudo que tengas tantos amigos :) tu tranquilo es mas probable que sea por otro motivo.

  5. zegeri 7 años hace

    La costumbre de las arras procede del matrimonio en Roma en la época del Bajo Imperio. Se llamaba arrha sponsalicia.

  6. Ignacio. Nachan64 en el foro 7 años hace

    Entretenido y original post.
    Lo del regalo de las arras es una buena idea y se podría hacer incluso con cualquier reproducción en plata. Como muy bien comentas al principio del post, ya desde muy antiguo la gente solo distingue entre oro, plata y cobre. A mi me sigue dando pena q no valoren las piezas como se merecen y las pasen de uno a otro y las rayen!!!!
    Pero yo también le doy la vuelta a otro aspecto,…¿Cuantas cajas de arras habrá perdidas por armarios de muchas casas? ¿No quiere alguno vendérnoslas y sacarse un dinerillo? Con lo bien q nos lo pasaríamos rebuscando entre las cajitas…

  7. Javier 7 años hace

    Creo que se ha perdido mucho el uso de arras para simbolizar la ceremonia del matrimonio; quién sabe si es una manera de fomentar la afición a la numismática en los contrayentes después de la boda, siendo muy buena idea regalar a los novios 13 monedas para que las usen como arras ese día. Eso sí, si después se separan 13 no es divisible entre 2.

  8. Autor
    Adolfo 7 años hace

    Hola a todos,

    no he comentado antes porque llevo unos días fuera (ando en Úbeda ahora mismo).

    El origen de las arras he leído que podría ser romano, otros dicen que godo, otros que mozárabe… ya digo que no he encontrado ninguna fuente fiable, aunque tampoco he hecho una búsqueda bibliográfica en condiciones porque era una mera curiosidad y no voy a dedicar tres o cuatro días al asunto.

    No creo que vaya a haber una relación directa entre numismática y las arras. La mayoría de las parejas usan medallas; las que usan monedas de verdad suelen querer que sean de plata, pero no buscan más. Tampoco son monedas que vayan a tener especial valor numismático; al fin y al cabo las piezas de 50 céntimos se encuentran por 5 euros o incluso menos. En cambio, el valor sentimental es alto y no creo que mucha gente vendiese por 80 euros el juego de arras que usaron sus padres o abuelos.

    Y tranquilos, que no soy supersticioso y los problemas que había en esas parejas eran bastante más profundos que unas simples arras. Eso sí, si algún día me caso espero que hagáis entre todos una colecta para regalarme como arras 13 medios escudos de Carlos III :D

    saludos,
    Adolfo

  9. Miguel 7 años hace

    Siempre me ha llamado la atención este tema de las arras. aún no sé que tipo de piezas emplearé para las de mi boda. No sé si lo correcto o la costumbre sería que fuesen monedas del año aunque desde 1905 y hasta 1958 eso hubiese resultado algo complicado* El otro día vi en una de las tiendas de la Plaza Mayor de Madrid una oferta de arras de plata compuesta por antoninianos romanos, para quien se lo pueda permitir…

    *PD: sacando el tema de la irregularidad de las emisiones en este período, ¿crees que daría para una buena entrada Adolfo?

  10. JoseRamon 7 años hace

    Muy bueno el artículo o post o como se llame, pero falta decir que normalmente estas son propiedad de una de las familias: padres de uno de los dos, tíos, otros familiares o amigos. Se pasan de generación en generación y su valor aparte del numismático es el histórico (en el campo de la numismática comprar monedas como arras no es práctico). Las arras no se las quedan los novios, vuelven al armario (en el sentido real de la frase, no en el figurado) y allí, cuantas mas bodas resuelvan, mas valor sentimental adquieren.
    No obstante y como alguna vez ha de empezar su andadura el conjunto de monedas, como regalo es original.

    • Autor
      Adolfo 7 años hace

      Es cierto que muchas familias tienen unos juegos de arras familiares, pero muchas otras no. En cualquier joyería te dicen que si les compras las alianzas te prestan unas arras de plata. Los novios las usan y luego vuelven a la joyería; mucha gente no tiene especial interés en quedárselas.

  11. Roberto Sans 4 años hace

    Me encantó el articulo. En mi familia hay unas arras con las que se casaron mis padres y yo , que son precisamente 13 monedas de 50 centimos del centenario, de Alfonso XII y XIII, que creo que pertenecian a mis abuelos y que heredo mi madre. Ya ves que no eres el único que tuvo esa idea.
    Un saludo y me encanta el blog.

  12. Gerardo 3 años hace

    Me ha gustado mucho el artículo porque yo, precisamente, en mi boda, usé como arras 13 monedas de 50 céntimos del centenario. Bueno, para no mentir fueron 12 de 50 ctmos. y un 2 reales de Isabel II. Como bien dices, todas en como máximo MBC+.
    Por cierto, llevo 18 años felizmente casado, no creo que el regalar arras influya negativamente.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*