La colección José Leunda

La colección José Leunda

Hace muy poco que dediqué una entrada a la Colección Crusafont, donde unos cuantos compañeros llevaron a cabo un interesante debate sobre la historia medieval catalana y aragonesa, y ya tengo que dedicar otra entrada a otra subasta temática de Aureo y Calicó: la colección José Leunda.

Se trata de una colección de 650 duros españoles, acuñados tanto en cecas peninsulares como americanas y europeas (Países Bajos e Italia). También se incluyen algunos resellos ingleses sobre piezas españolas que resultan, cuanto menos, curiosos. Si tuviese que decir alguna época que esté especialmente bien representada sería el comienzo del siglo XIX. Se cuenta con una muy buena colección de duros de Fernando VII, sobre todo de la Guerra de la Independencia Española (si bien le falta el de 1810 IA) y de la Guerra de la Independencia de México. De esta última tiene ejemplares de todas las cecas, y algunas de ellas son muy raras, como la de Tlalpujahua.

Estoy seguro de que la subasta tendrá un enorme éxito porque a muchísima gente le gusta coleccionar duros de plata, y en este sentido son piezas muy comerciales. Cualquier comerciante y muchos coleccionistas (entre los que me incluyo) estará dispuesto a comprar prácticamente cualquiera de las monedas que se subastan. De hecho, creo que esta es justamente una de las ventajas de coleccionar duros: al ser piezas buscadas no será difícil vender la colección a buen precio en caso de necesidad o de que los herederos no se interesen.

No obstante, tengo que decir que de las colecciones temáticas que ha subastado Aureo y Calicó últimamente, ésta es la que menos me ha sorprendido. Aunque la calidad de las monedas es buena en general, apenas hay piezas de extrema rareza, que al final son las que hacen que se recuerde una subasta. Que no se me malinterprete: ya quisiéramos muchísimos coleccionistas tener en nuestra colección la cuarta parte de calidad que hay en la de José Leunda, pero no hay apenas monedas de las que se ven en subastas una vez cada 20 años, como había en la Colección Crusafont, Llorenç Balsach, Hispania, Caballero de las Yndias o Anastasia Quiroga. También aparecieron más rarezas en la Colección Extremadura, subastada el 29 de octubre de 2002 por Aureo y Calicó, y que creo que ha sido la última subasta monográfica de duros españoles hasta la fecha.

Queda por comentar algo que se preguntaba por aquí: José Leunda no es nadie famoso, simplemente es un particular que no ha querido preservar su anonimato y prefiere que la colección a subastar lleve su nombre. Esto no es algo muy común en España, donde se suele preferir poner un nombre histórico, pero en otros países como EEUU es algo muy normal. Una forma, como otra cualquiera, de pasar a la posteridad numismática en España. Yo como no tengo tanto dinero sólo puedo pasar a la posteridad con este blog :)

Antes de finalizar hay que decir que en Panorama Numismático también han comentado la colección. Como siempre hago, he subido todas las fotos para que os las podáis bajar de un tirón pinchando aquí. Las imágenes que ilustran esta entrada son dos de los duros a subasta. La primera son 8 reales de Lima del que sólo se conoce otro ejemplar, la segunda es un ducatón de Amberes de 1703 (la estética de los ducatones me parece preciosa, habrá que dedicar una entrada a ellos un día de estos).

9 Comentarios

  1. MIGUEL78 8 años hace

    Aunque redunde, gran entrada Adolfo. Además relativa a una casa que estimo mucho, xq a diferencia de lo que debatíamos en la entrada anterior, acerca de la prepotencia y arrogancia que prima dentro del gremio de vendedores de monedas, estamos ante la que según mis experiencias es la casa más elegante en el trato con el cliente.

    En una subasta selección (una subasta colección de 500 monedas escogidas) hubo un error en la adjudicación de una moneda. Una moneda que mi puja había resultado ganadora, fue adjudicada por error a otra persona. Me lo explicó via telefónica Teresa Sisó y, dije que no pasaba nada, que son cosas que pasan, y que renunciaba a la moneda. Entonces por errores de cruces de información, repitireron la operación con el otro pujador, y al final la moneda me la concedieron a mi, pero yo al no contar con la moneda, invertí el dinero en otra moneda de otra casa de subastas, esta vez de una madrileña. Entonces explicando el problema, volvieron una vez más a disculparse, y me dijeron que no me preocupara, que si quería, me guardaban la moneda durante el tiempo que estimara, a lo que por supuesto yo accedí encantado. Dios mío!!! Creo que me empiezo a enrollar, vamos pues al tema.

    Yo, por ejemplo, en la Colección Crusafont, eché de menos las monedas de la ceca volante de Cataluña, dentro del reinado de Fernando VII, que me parece de lo más interesante, y que por otra parte separa un nivel alto de uno medio – alto dentro de una colección, ya que los duros, o medios duros como mínimo no bajan de los 1000 euros. Y las onzas de oro, habría que añadirle un cero más e irse a los 10.000 euros. Y que conste que son monedas caras, pero de gran belleza, en general acuñaciones muy logradas y a título personal, interesantísimos debido a la gran cantidad de variantes que hay.

    De hecho me sorprendió, un poco, la ausencia de esas monedas, cuando había otras, muy raras, que si eres un poco “malpensado”, te hace sospechar un poco, acerca de si está algo polizada esa colección, que aunque no me guste meterme en ese tema, si que me gusta dejar el apunte, ya que estaban todas las guerras o acontecimientos de interés catalanes, pero incomprensiblemente falta la guerra de la independencia, apenas representada por el duro de Girona y poco más, sin apenas interés.

    En cuanto a la José Leunda, echo de menos la ceca de Valencia, pero así, de memoria nada más. Que conste que es mi debilidad un buen duro de Valencia, (ya que las acuñaciones por regla general son algo deficientes) pero sin embargo me encuentro con los dos duros, que son los escogidos como portada, que son una envidia por lo menos para mi. De hecho tirando de la estadística tenemos que retroceder hasta antes del año 1999 para encontrarnos con el duro de 1808 de Santiago de Fdo 7º. No tengo datos de antes de 1999 por lo que si alguien me lo pudiera facilitar ese dato le estaría muy agradecido. El duro de Lima también de Fdo 7ª de 1808 fue subastando en una calidad similar por 6000 dolares por Bowers and Merena hace un par de años. (Habrá q conformarse con el de 1809…)

    Pero bueno, todos sabemos que los duros tienen algo mágico, y por eso supongo que nos encantan a todos: desde los famosos columnarios, hasta los duros modernos de nickel como fueron las dos monedas de 100 ptas de Juan Carlos I. De hecho esas dos monedas junto con las 100 ptas de Franco yo creo que son monedas que crean aficción, me parece un regalo estupendo para los niños, y son la llave para luego … sabe Dios q monedas…

    A lo que iba, que me encanta la colección José Leunda, tiene el tipo de monedas que me gustan y espero que tres o cuatro monedas tengan un ramate bajito, (xq eso querrá decir que van a mi colección) y mil gracias por las fotos, por este blog y por tu tiempo Adolfo!!!!

    Saludos para todos, y que viva el Deportivo de A Coruña!!!!!! (Es que ganamos el derby de hoy)

  2. Carlos 8 años hace

    Adolfo, he de darte la razón en que la subasta no trae grandes sorpresas; pero por otro lado me ha encantado (yo que le tiro mucho a los duros); esa es justo la colección de referencia de los que no somos millonarios; referencia, y además alta, por que hace falta mucho dinero y dedicación para compilar todas esas piezas, que en general cuentan con una conservación muy buena. Yo, más que faltar piezas raras, hecho de menos macuquinas limeñas, solo hay una. En todo caso, quizás el colofón hubiese sido que tuviese el columnario de 1733, por incluir la primera acuñación del tipo más bello de toda la serie. Pero son colecciones como esta la que hacen falta que aparezcan (colecciones de nivel ‘mortal’ por decirlo de alguna manera), ya que cosas como la Crusafont o la Caballero de las Yndias son muy vistosas e importantes, pero totalmente inalcanzables.

    MIGUEL78, hasta donde entiendo, la fuerza de la colección Crusafont es la parte medieval hasta Fernando el Católico; el periodo posterior queda cojo en comparación, pero lo importante de esta colección es justo la parte medieval; aún así, destacar alguna ausencia, la principal sin duda el agostar. También los florines, escasos; aún así es un tour de force increible, por la enorme dispersión de la serie, y la enorme cantidad de piezas extremadamente raras que tiene; es una colección irrepetible, sin duda.

    Por acabar, un punto a favor del coleccionista; me encanta el detalle de que de a conocer su nombre; yo personalmente no entiendo demasiado la razón de que los grandes coleccionistas no se den a conocer, al menos cuando se deshacen de las colecciones; eso es algo que fuera de nuestras fronteras ocurre muy poco (la excepción, notable sin duda, es BCD); a mi personalmente me parece muy interesante indagar en la biografía de los grandes coleccionistas, algunas la mar de interesantes, como la de Dattari y la de Gulbenkian, que nos legaron colecciones míticas. Aquí hemos tenido una de ese nivel (La Caballero de las Yndias), y no sabemos nada.

  3. Autor
    Adolfo 8 años hace

    @Miguel, estoy de acuerdo en el buen trato al cliente de Aureo y en el interés general de una colección de duros. Son sin duda el tipo de piezas españolas que más se colecciona, y desde luego que crean afición.

    Pero en el tema de la colección Crusafont le doy la razón a Carlos: Crusafont se dedicó sobre todo a la moneda medieval, y eso se nota en su colección. Por otra parte, él puede coleccionar lo que le dé la gana, que para eso las monedas son suyas :)

    @Carlos. No sé hasta qué punto esta es una colección “para mortales”. Yo más bien diría que para “mortales acomodados”. Perfectamente puede costar 200.000 euros, lo cual no es nada si se compara con la de Caballero de las Yndias, pero es una pasta para una persona de clase media. Ahora bien, cierto es que si se quiere se puede, aunque sea vende uno su casa y se monta una colección de duros, mientras que otras colecciones no las puede hacer casi nadie aunque dedique seis vidas en ello.

    saludos,
    Adolfo

    • MIGUEL78 8 años hace

      Hombre… hasta ahí llegué … por supuesto que cada uno puede comprarse y colecionar las monedas que le de la gana…

  4. Autor
    Adolfo 8 años hace

    no te lo tomes a mal, que no era esa la intención ;)

  5. Hayek 8 años hace

    Me parece estupenda las explicaciones de Coleccion para Mortales; Mortales Acomodados; y la de Inmortales (supongo).

    Mas o menos una coleccion media para mortales con el paso de 20 o 30 años cuanto puede costar. (el precio acumulado de la coleccion me refiero).

    Por ultimo, a mi me gusta la idea de poner a las colecciones el nombre del coleccionista, creo que esto le da cache al coleccionismo en general y le da mas empuje que ponerle un nombre comercial. A ver si mas gente se anima. Se sabe de las otras colecciones recientes con nombres comerciales a quien pertenecian?

  6. Carlos 8 años hace

    Mas que inmortales, Hajek, SuperMortales, aunque no me extrañaría que hubiese nacido ya el primer inmortal (o al menos el primero sin fecha de caducidad definida); pero bueno, está bastante claro que por capacidad económica se pueden hacer tres o incluso cuatro escalones de coleccionistas, lo que evidentemente se evidencia en las colecciones.

    Respecto a lo que puede valer una colección media de mortales, uff, difícil de decir; alguién que haya tenido cabeza comprando calidad y haya diversificado lo suficiente (al menos dos series bien diferenciadas, mejor tres), suponiendo que haya dedicado la misma capacidad adquisitiva en cada año, creo que nos es muy aventurado coger su presupuesto anual y multiplicarlo por 20 o 30 (años); esa sería una buena estimación inicial; ¿Y cuanto es eso? Uff, pues depende, pero metiendo un horquilla de 500€ a 2500€ anuales hoy día de presupuesto, eso nos daría un remate (supuesto de que sea una colección subastable) de 10.000€ a 75.000€; si nos metemos en una colección especializada, la cosa varia, ya que alguién que se le hubiese ocurrido coleccionar cobres bizantinos hace 25 años se llevaría la sorpresa de ver su colección de los primeros 15 años inmensamente revalorizada (sobre todo si tiro a por calidad); un coleccionista de denarios de los Severos se encuentra con la cara opuesta de la moneda, y que una moneda por la que pagó (actualizando los precios a hoy) 300€ hace 30 años, igual con suerte le dan hoy 150€. Con todo, los números arriba expuestos hay que tomarselos con mucha sal gorda.

    Y respecto de las colecciones, yo en particular seguí la Caballero de la Yndias, y no salió prácticamente nada, a parte, si no recuerdo mal, que el coleccionista era un descendiente de vascos (dando a entender que no es español), pero sin especificar más; una auténtica lástima, por que la intrahistoria de esa colección puede ser increíble.

  7. Autor
    Adolfo 8 años hace

    Yo no conozco otras subastas en España en las que se haya dado nombres de los coleccionistas aparte de la Crusafont y ésta. En la de Caballero de las Yndias creo recordar que se dijo que vivía en sudamérica y que era descendiente de empresarios vascos.

    Por lo de la pasta que pueda suponer una colección para mortales, me he puesto a jugar un poco con una hoja de excel. Os la dejo aquí: https://docs.google.com/spreadsheet/ccc?key=0AkEHjDAnE3dsdGRFQWpTWV9MUUw0WEJmMkhmNVBzZWc&hl=en_US#gid=0

    Hay tres casillas arriba: el dinero a invertir mensualmente, el porcentaje al que se revaloriza la inversión y el porcentaje que el coleccionista pierde en la compra/venta.
    Por ejemplo, si supongo un coleccionista listo, que sea capaz de comprar y vender las piezas a precio de mercado (vamos, que no se gaste un duro en intermediarios) y que se deje mensualmente 200 euros, con una revalorización del 3% tendríamos que a los 30 años su colección valdría 114.000 euros.
    Si es un tipo que en vez de tener hipoteca y casa propia se dedica a meter sus ahorros en su colección e invierte 800 euros al mes. Pero resulta que es poco espabilado y paga un 50% más de lo que es capaz de vender las monedas (muy normal). Tendríamos que en los mismos 30 años tendría 228.000 euros con la misma inflacción. El doble que el anterior, a pesar de haber invertido 4 veces más.

    saludos,
    Adolfo

Pingbacks

  1. […] de monedas de 8 reales en los que sale el retrato de Fernando VII. Me fijo en los duros porque suelen ser los que más gustan, porque son donde mejor se ven los rostros y porque son los suficientes como para hacer una entrada […]

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*