Monedas expoliadas

Monedas expoliadas

Para hoy tenemos bacalao, así que recomiendo encarecidamente a quienes vayan a poner comentarios a la entrada dedicándome sus insultos más irracionales que se abstengan porque no se las publicaré. Eso no quita que cualquier opinión o crítica razonable pueda hacerse. Faltaría más, ya sabéis que me encantan.

Dicho esto, vamos a lo que vamos: el expolio, una práctica que ha hecho muchísimo daño a los estudios arqueológicos y al patrimonio histórico de nuestro país. No hace falta más ver la entrevista a Eloisa Wattenberg o ver este estupendo documental sobre el asunto que me recomendó José Luis. Aún así, hay gente que expolia, que compra piezas expoliadas o que emite facturas falsas y encima chulea de ello, como si no fuese igual (o peor) que robar. Yo no soy quién para dar lecciones de ética y comportamiento a nadie, pero aquí voy a exponer unos argumentos con los que espero contribuir a que los coleccionistas no tratemos igual las monedas independiéntemente de si su origen es legítimo o no.

Lo primero que debe quedar claro es que expoliar es una práctica absolutamente ilegal. Está clarísimamente tipificado en la Ley de Patrimonio Histórico Español, cuyo artículo 42 dice que “toda excavación o prospección arqueológica deberá ser expresamente autorizada por la Administración competente”. “Excavación” no significa que haya que llevar maquinaria pesada y hagan falta 200 personas para ello; un tipo con una pala puede excavar, y por tanto realiza una excavación. También se indica que “serán ilícitas y sus responsables serán sancionados conforme a lo dispuesto en la presente Ley, las excavaciones o prospecciones arqueológicas realizadas sin la autorización correspondiente”. Además, en el artículo 44 se dice que “son bienes de dominio público todos los objetos y restos materiales que posean los valores que son propios del Patrimonio Histórico Español y sean descubiertos como consecuencia de excavaciones, remociones de tierra u obras de cualquier índole o por azar”. Otra cita que quiero resaltar es del Código Civil, donde se indica en su artículo 351 que “El tesoro oculto pertenece al dueño del terreno en que se hallare. Sin embargo, cuando fuere hecho el descubrimiento en propiedad ajena, o del Estado, y por casualidad, la mitad se aplicará al descubridor”.

En resumidas cuentas, el que está expoliando está robando patrimonio de todos y como un ladrón debe ser tratado. Ahora no faltará quien diga, como ya me han dicho, que la ley está mal. Claro, está mal para lo que interesa. ¿A que si prendo fuego a su casa querrá que me juzguen y no considerará que la ley está mal?  Pues hay que estar a las duras y a las maduras, hay que cumplir todas las leyes, no solo las que nos interesan. Y si tan malas son las leyes de este país, tienes otros muchos donde ir a vivir, como hubiese dicho Sócrates (quien, pudiendo escaparse, bebió cicuta para cumplir la ley de Atenas, aunque él la consideraba injusta). De todas formas, no seré yo quien defienda las leyes actuales contra el Patrimonio Histórico, puesto que yo creo que actualmente tenemos una laguna legal al respecto que habría que subsanar para que se endurezcan las penas (y no soy el único que tiene esa opinión).

Pero es que además de robar, el que expolia está destrozando evidencias históricas que ya nunca podrán ser recogidas, catalogadas, estudiadas y de las que posteriormente se podrían sacar conclusiones. Si las excavaciones realizadas por los arqueólogos son tan lentas y costosas es justamente porque tienen que seguir una metodología concreta para la extracción de las piezas. En cambio, el que expolia llega y se lleva lo que pilla sin más miramientos, sin pararse a pensar si destroza algo y, por supuesto, sin documentar nada. Por eso los expoliadores y los que comercian o compran material expoliado no son amantes de la arqueología y de la historia, como a veces dicen, sino todo lo contrario: son gentuza que además de robar nuestro patromonio nos privan para siempre de conocer más cosas del mundo antiguo.

Espero que consideréis, como yo, que éstos son grandes argumentos  en contra del expolio. Pero ahora viene la siguiente pregunta: ¿y también está mal comprar monedas expoliadas si el daño ya está hecho?

Pues sí. Lo primero es porque puedes tener problemas.  Lo segundo es porque el dinero que estás gastándote al comprar una moneda expoliada no va precisamente a una ONG, sino que sirve para alimentar y subvencionar a los expoliadores. Es el mismo motivo por el que yo nunca he consumido drogas ilegales: ¿dónde va a parar el dinero que me gasto? No podemos mirar hacia otro lado y dormir tranquilos. Claro que comprar monedas expoliadas es más barato que hacerte con piezas con su correspondiente factura, pero luego habrá que pensar por qué.

Otra excusa típica que suelen poner los que expolian (sobre todo a pequeña escala) es que  España cuida muy mal su Patrimonio Arqueológico. Pues sí, eso es cierto, pero por eso no tienen derecho a robarlo. ¿O es que si yo considero que cuidan mal de su colección de monedas puedo entrar en su casa, destrozar todo lo que vea hasta encontrar la colección y luego llevármela? Evidentemente no. A lo mejor esos mismos se quejarían si aumentasen los impuestos para cuidar el Patromonio Arqueológico Nacional. ¿O es que se piensan que es barato?

Luego está la excusa del que se hace el novato cuando quiere. Llega y te salta eso de “pero es que yo no sé diferenciar una moneda expoliada de una que no lo es”. Se ve claramente: las monedas expoliadas tienen generalmente gran cantidad de tierra. Cuando vas a la Plaza Mayor de Madrid y ves puestos donde todas las monedas que tienen están llenas de tierra… vamos, que más claro agua. También me podréis decir que cómo se sabe si un profesional de prestigio o una casa de subastas no te está vendiendo una moneda expoliada.  Pues es muy fácil, sólo tienes que pedir factura. En las casas de subastas vienen todas las monedas con factura, y en las transacciones privadas se puede pedir si tienes delante a un profesional. Cuando se compran monedas a otro aficionado o a alguien que las ha heredado se le puede pedir que al menos nos deje ver su DNI, de forma que si algún día hay un problema con esas monedas al menos se pueda identificar quién las vendió.

No me malinterpretéis, no estoy diciendo con esto que todas las monedas que aparecen en subastas tienen un origen legítimo, ni que cualquier cosa que nos dé un profesional con factura no haya salido de la tierra. Seguros no podemos estar nunca,  pero sí que podemos tener sospechas. Cuando compro a gente seria no tengo ninguna sospecha de que lo que adquiero sea expoliado o robado, y si me surgen dudas razonables entonces no lo compro por barato que sea. Si al cabo de unos años resulta que me viene la Guardia Civil y me dice que aquello que compré era expoliado, pues lo único que me pueden hacer es requisarme la mercancía y ya me encargaré yo de denunciar al comerciante.

Luego están los expoliadores que te saltan esa de: “no, si yo no expolio, yo no busco tesoros, yo sólo busco algunos denarios romanos”. Claro, ¿y qué son esos denarios más que un tesoro? ¿Acaso no excavas para encontrarlos? Vale que no te hayas metido en una excavación arqueológica, pero claramente estás expoliando. No puedes ir con el detector y decir que te has encontrado un denario “de casualidad”. Y si de casualidad nos encontramos un denario hay que llevarlo a la autoridad competente. Hacer cualquier otra cosa es robar.  Evidentemente, en este grupo no caen esos aficionados que tienen un detector, licencia para rastrear en cierto terreno y que lo hacen de forma totalmente legal. No es lo mismo y no hay que buscar excusas.

Con todo esto creo que ya he dado argumentos más que suficientes de por qué considero ilícito expoliar y comerciar con material expoliado. Espero haber convencido a algunos. A otros seguro que les entra por una oreja y les sale por la otra y estarán pensando eso de: “a mí me da igual, mientras me saque un dinero…”. Allá ellos, pero que piensen que el vendedor de droga, el político corrupto, el que roba tendido de cobre y demás pandilla están en su mismo saco. Gente a las que sólo buscan ilegalmente su propio beneficio sin importarles lo más mínimo el daño que hacen a la socidad.

Las imágenes están sacadas de diversas noticias relacionadas con detenciones a redes de expoliadores: una, dos y tres.

30 Comentarios

  1. jose luis 6 años hace

    hola Adolfo con tu permiso dejo este link el cual es un video reportaje sobre este tema:
    http://www.tu.tv/videos/ladrones-de-la-historia

    • Autor
      Adolfo 6 años hace

      Muchas gracias José Luis.

      Ese documental está citado en la entrada. Espero que te haya gustado :)

  2. jose luis 6 años hace

    veo que ya lo mencionas anteriormente, lo siento,

  3. jose luis 6 años hace

    muy interesante, sobre todo las diversas leyes y articulos que se pueden consultar referente a este tema, un saludo

  4. Cristina 6 años hace

    Completamente de acuerdo contigo. El problema es que la gente no lo ve como un problema (valga la redundancia).

    Actualmente me encuentro excavando en un complejo Prehistórico formado por un cueva y varios abrigos. La cueva es bastante amplia y en su interior, se pueden ver los restos de estalagmitas. Digo los restos porque aparecen completamente cortadas.

    Comentandolo con el arqueólogo que lleva la excavación, me contó que a menudo penetraban en la cueva escaladores y espeleólogos que como recuerdo, se llevaban estas piezas. Si ni los espeleólogos que para ellos una cueva es vida las protegen, ¿cómo le vamos a pedir al resto que lo hagan?

    La gente está más concienciada en proteger un edificio, pero cosas pequeñas como cerámicas, monedas, útiles líticos, etc.. no lo ven.

    Saludos ^^

    • Autor
      Adolfo 6 años hace

      Bueno, pues para eso estamos, para concienciar :)

      Cristina, bienvenida al blog, que no te tenía fichada.

      saludos,
      Adolfo

  5. 49xt 6 años hace

    Yo tengo una duda ¿las monedas recuperadas en una excavación de verdad, sacadas del fondo del mar… o requisadas a los expoliadores, acaban llegando al mercado?

  6. Javier 6 años hace

    Proteger los yacimientos arqueológicos ( también el submarino) por parte de las administraciones competentes es fundamental y requiere de medios suficientes para ello, a pesar de la dichosa crisis económica de estos tiempos. Es signo de una sociedad moderna y avanzada alcanzar ese objetivo de máxima protección, a fín de que los profesionales de la arqueología realicen su trabajo que redunda en beneficio de toda la sociedad, no como el de los expoliadores, que sólo redunda en su bolsillo; los expoliadores revelan, con sus actuaciones ilegales y delictivas, falta de respeto al patrimonio de todos, falta de escrúpulos, y hasta falta de cultura por los irreparables daños que realizan por ganarse unos dineros, que no ganarían si no se les comprase lo expoliado. Totalmente de acuerdo con esta gran disertación con la que nos ha ilustrado Adolfo.

  7. Autor
    Adolfo 6 años hace

    49xt, eso depende de lo que haga cada administración. Esta España nuestra, como es así, tiene la política de que todo va a los museos. Entonces no es económicamente reentable sacar el patrimonio y no lo saca. Han pasado ya muchos gobiernos con esta estúpida política.
    En otros países es muy normal que cuando se detecta un tesoro, una empresa se encarga de extraerlo, catalogarlo y subastarlo. De lo que se saque se lleva la administración un buen pellizco y el resto para la empresa.

    Javier, me alegro de que te haya gustado la entrada, pero tanto como para elevarla a “gran disertación”…

  8. 49xt 6 años hace

    Pero al fin y al cabo, las monedas antiguas que hay en el mercado (las íberas por ejemplo) en algún momento alguien las tuvo que sacar de algún sitio.
    No creo que hayan ido pasando de mano en mano desde hace dos milenios, ni que estuvieran en un cajón de la abuela.

    Yo creo que a veces a los expoliadores los pillan, pero la mayoria de monedas expoliadas acaban en el mercado a través de intermediarios hasta “perder la vinculación” con los expoliadores y finalmente convertirse en las monedas que coleccionamos y vemos en las numismáticas y subastas.

    Es que si la cosa no funciona así, no me explico de donde han salido las monedas más antiguas, más cuando dices que en España los tesoros no llegan al mercado.

  9. Autor
    Adolfo 6 años hace

    Bueno, lo primero es que no todas las monedas íberas se encuentran en Iberia. Vamos, que con ases íberos también se pagaba en la Galia, por ejemplo.

    Lo segundo es que antes de 1985 era totalmente legal extraer monedas del subsuelo y venderlas. De hecho, había gente que montaba sus propias excavaciones y luego iba a los museos a vendérselas.

    Lo tercero… por desgracia también pasa lo que cuentas.

  10. JESUS 6 años hace

    Magnífica defensa de lo público en estos tiempos en que parece que lo “políticamente correctol” es privatizarlo todo (sanidad, educación,…), y es que no hay que olvidar que el Patrimonio del Estado es eso, público, y todos tenemos derecho a disfrutar de él, ya sea en un museo, paseando por una ciudad o en un yacimiento arqueológico en mitad del campo. Por eso, el que expolia nos está robando a todos.
    Por otro lado, la importancia del trabajo minucioso de los arqueólogos no siempre es justamente valorado por la sociedad, que en muchos casos los ven como simples “excavadores” buscando tesoros. ¡Qué necesario es dar a conocer lo que hay detrás del trabajo de un profesional para que sea reconocido socialmente!
    Esta entrada refleja una manera de entender la vida en la que estoy totalmente de acuerdo contigo, me he alegrado mucho al leerla. Gracias.

  11. Cristina 6 años hace

    @ Adolfo

    Muchisimas gracias por la bienvenida. Llegué a este blog a través de Meneame, pero me vas a tener mucho por aquí puesto que me ha encantado.

    Saludos!! ^^

    • Autor
      Adolfo 6 años hace

      Pues todo un lujo tener a una chica en un blog de numismática :)

      Más aún cuando es aficionada al software y a Meneame xD

  12. Juan 6 años hace

    Estoy contigo tienes razón pero…

    Si paseando por el monte encuentras un denario… lo devuelves???
    a quien???? y para que???
    Quedatelo tu, seguro que en tus manos va a estar muchisimo mejor.

    Saludos ;)

    • Autor
      Adolfo 6 años hace

      Hombre, pues estas preguntas las tengo claras. Yo lo devolvería al Seprona o al ayuntamiento. La razón es para cumplir con la ley (que ya es bastante, yo no duermo bien teniendo en mi casa mercancía robada) y también para que la pieza pueda ser analizada.

      Pero vamos, que todavía no he oído hablar de nadie que se haya encontrado un denario en los últimos 100 años. El que se “encuentra” un denario es porque lo va buscando, y lo busca con un detector y una azada. Que no vengan con historias.

  13. Juan C. 6 años hace

    Respecto a lo que afirma Juan.
    Si te encuentras algo que no sabes de quien es…pues bueno ,quedatelo. Pero si te encuentras algo que tu sabes a quien pertenece y te lo quedas, entonces esto es robar. Para tomar tu ejemplo. Si te encuentras un denario ,por lo que ha explicado Adolfo, vemos que le pertenece al Estado, es decir , sabemos a quien pertenece y por lo tanto, si te lo guardas, lo estarias robando. Salvo mejor opinion…

    Saludos.

  14. Javier 6 años hace

    Como dice Adolfo, con los tesoros que se detecten en pecios, sería una buena solución que España dispusiera de normativa que arbitrara la colaboración del Gobierno con empresas privadas, a fín de recuperar lo que hay en el fondo del mar, y parte de lo encontrado pudiera ser comprado por particulares. Todo ello con la suficiente garantía e inspección de los trabajos para que el Estado salvaguarde el interés general de la sociedad española, y la investigación histórica, científica y numismática, sobre los intereses privados de las empresas. Pero me temo que ningún Gobierno de España, ni en los mejores momentos económicos, estaría dispuesto a sufragar los gastos correspondientes, ni creo que exista empresa privada española con medios para tales fines.

  15. J. Mir 6 años hace

    Totalmente de acuerdo, de la A a la Z, pero dicho esto, en lo que creo firmemente, lo que mas me jode es ver la pieza soñada de esa procedencia, los coleccionistas somos unos enfermos y contenernos es una lucha de la que no es fácil salir vencedor. No se debería considerar algún agravante que lo tenga en cuenta?

    Saludos

  16. Carlos 6 años hace

    Interesante tema, lástima que lo pille ya tarde…

    Obviando el hecho legal (sobre lo que se podría discutir mucho, desde la conculcación de derechos fundamentales de las personas, pasando por el espiritu colectivista de la Constitución en su trato a la propiedad, como por la simple busqueda de eficacia), en mi opinión el asunto no es ni negro ni blanco.

    Personalmente me parece un atropello el animo colectivizante de estado respecto del patrimonio en general; la propiedad privada de objetos historicos es un derecho que nace simplemente del hecho de ser personas con memoria; e igual que un persona que nació en 1910 puede recordar la guerra civil, puede tener en su propiedad objetos de esa época. Por tanto, la ley actual me parece sumamente injusta, ya que va contra la esencia misma de las personas.

    Pero centrando la pelota en la numismática, lo que más me molesta es el ánimo anticoleccionista que se percive desde el lado de las instituciones públicas, los funcionarios de la cosa, e incluso los mismos ‘expertos’ públicos sobre el asunto. Dicho ánimo se cristaliza en la idea que parece subyacer de que las monedas donde mejor están es en un ‘museo’, y que los particulares no tienen ningún derecho a poseerlas, ya que los únicos facultados y ‘merecedores’ de conservar el patrimonio son determinados funcionarios y trabajadores adscritos al ‘asunto del Patrimonio’ desde la esfera pública.

    Dicho esto, igualmente me molesta muchísimo el tema de los expolios, sobre todo en yacimientos importantes de donde podmeos esperar sacar abundante información.

    Pero el problema es que, en este caso, el Estado está tirando piedras, tanto a su tejado, como al nuestro como ciudadanos. Primero porque no es cierto el planteamiento colectivista; ya lo comenta Adolfo, no es de recibo que la posesión de todo ‘tesoro’ encontrado acabe en un museo. En el caso de las monedas, ¿cuantas estarán durmiendo el sueño de los justos ‘olvidadas’ en cajones perdidos en un almacen de cualquier museo, muchas sin estar catalogadas debidamente, y seguro que algunas en malas condiciones de almacenamiento que pueden provocar daños a las piezas?

    En mi opinión, las tareas de un museo, son, en orden de importancia: Conservar, estudiar, exhibir. Pero hay que decidir sobre que aplicar dichas tareas, no vale el decir TODO, por eficacia, sentido común e incluso sentido historico. Por poner un ejemplo, si se encuentra un tesoro de moneda romana, lo lógico, a mi entender, después de la actuación científica (catalogación y medición de todas las piezas), es determinar un grupo de ellas a conservar, otro (pequeño) para efectuar estudios metalurgicos (que normalmente las destruyen) y el resto ponerlas a la venta a particulares mediantes subasta;con esto se consiguen varias cosas: centras los esfuerzos de conservación en una cantidad menor de objetos, lo que reduce su coste; por otro optimizas la colección para que mantenga el contenido ‘científico’ de la mejor manera (¿de que sirve que un museo conserve 20 denarios del mismo tipo de Septimio Severo una vez se tenga sus datos metrológicos e imágenes para su documentación?); por otra consigues ingresos extras que pueden usarse para financiar las actividades del museo y reducir su dependecia de los presupuestos del Estado; y por otro, que me parece bastante importante, implicas al ciudadano en la conservación del patrimonio, haciéndolo también partícipe de su posesión, y aumentando el interés en general de la población por este y por la historia común.

    Por otro lado, pretender prohibir la busqueda activa de ‘tesoros’ es totalmente fútil; ilegalizandola lo único que se consigue es derivar todos los hallazgos al mercado negro, ya que SIEMPRE habrá gente dispuesta a realizar la busqueda; la reacción de algunos estamentos parece que ha sido no el revertir la legislación tan poco eficáz, si no intentar atacar el mercado negro, atacando el mercado legal; prohibir la compra-venta de determinadas piezas (caso USA), reservar la compra-venta para el Estado discrecionalmente (caso Español), restringir discrecionalmente la posesión (caso italiano), etc… Por no hablar del nulo interés por el problema de las falsificaciones, que deja entrever una política de ‘destrucción’ del coleccionismo desde dentro.

    Hay que replantear la cuestión, desde la base: No, los museos no son los que mejor conservan las monedas de manera genérica, por ejemplo, me duele sobre manera cuando veo una exposición con piezas que presentan ‘brillo de museo’; animales, ¿a nadie se le ocurrió antes de pulir la pieza que quizás en el futuro pueda estudiarse la pátina para deducir la circulación que tuvo la pieza?. Tampoco, los museos no son los que mejor divulgan el patrimonio numismático de forma genérica; por ejemplo, ¿tanto cuesta poner en una vitrina emisor, ceca, fecha, leyendas, y si procede, una explicación contextualizada de la labra de la moneda? ¿Y un cartel explicando el contexto, ni que sea minimamente, de las acuñaciones? Y definitivamente, menos, los museos no son los que estudian mejor la numismática de manera genérica, por ejemplo, ¿quien era Tomás Dasí (un notario de Valencia)? ¿Por que no hay un estudio de ese nivel sobre la moneda hispánica, y más en concreto, los reales de a ocho, actualizado a los conocimientos añadidos desde los 50? Por no hablar de: la colección Dumbarton Oaks de moneda bizantina, de iniciativa totalmente privada, que incluyó la formación y estudio de la colección por algunos de los mejores numismáticos mundiales del momento, entre ellos Grierson; las colecciones que está presentando BCD de moneda griega, con unos análisis detallados de las acuñaciones del nivel de British Museum. O, por citar a un profesional de la compra-venta, Jesus Vico, máximo experto mundial sobre la moneda visigoda, y que su catálogo es un ejemplo de estudio científico y catalogación de referencia de una serie.

    En definitiva, la pelota está en el tejado estatal; al campo no se le pueden poner puertas, por tanto hay que regular la cuestión acorde con ello; ¿cuantos hallazgos, quizás alguno fundamental, se han perdido, porque el que encuentra el ‘tesoro’ no informa? ¿Cuantos yacimientos se han perdido estos 10 últimos años en la furibunda fase urbanizdora que hemos sufrido, en la que si se encontraba algo, lo habitual era pasarle una pala excavadora por encima antes de que nadie supiera nada para no parar las obras? ¿Cuando los colectivizadores del patrimonio se darán cuenta que si no se hace participe al ciudadano del patrimonio (lo que inlcuye permitirle su posesión), llegará un momento en que a ninguno le interesará y acabará por perderse (y un magnífico ejemplo han sido los Budas afganos destruidos por los talibanes, los expolios del museo arqueológico de Baghdad, o por citar un ejemplo más cercano, el lamentable estado en el que se encuentra la mayoria de edificaciones de caracter militar de España, especialmente los castillos medievales)?

    Arreglado esto, sería bastante sencillo limitar muchísimo el mercadeo de piezas ilegal (que no eliminarlo, eso es sencillamente imposible), facilitando un flujo de piezas nuevas al mercado que han pasado antes por manos de los científicos para su estudio, conservando la información que puedan darnos, y a la vez motivar a los coleccionistas privados para que permitan acceder a los investigadores a sus colecciones para ralizar estudios.

    En definitiva, hay que procurar acercar las posiciones de unos y otros, porque están condenados a entenderse, unos sin los otros no pueden existir, por más que a algunos ‘historiadores’ piensen que con el primo de Zumosol del Estado a su vera, pueden prescindir de los coleccionistas particulares. Y los expoliadores, que sepan que una pieza contextualizada, bien catalogada, y que haya sido auntenticada, vale muchísimo más que otra que no lo ha sido… y finalmente, los coleccionistas, si queremos tener información y estudios sobre lo que coleccionamos, debemos facilitar a los especialistas el acceso a nuestras monedas, para que puedan trabajar con material primario y en las mejores condiciones posibles.

  17. xavi 6 años hace

    Se cree el ladrón que son todos de su condición, pero que me estas contando hombre.
    Si, las leyes están para cumplirse, pero también para ser renovadas si no son eficientes para los fines que fueron legisladas.
    como muy bien dice Carlos no todo es blanco o negro, hay una amplia gama de colores y quien no quiera verlos nunca entrara en razón.
    En este país hay muchas cosas ilegales, seguro que al cabo del día la mayoría hacemos alguna ir-regularidad por ejemplo al no respetar la velocidad y el código de circulación.
    El fondo de la cuestión es el coleccionismo, y el estudio de la numismática, pues en cuanto una pieza este catalogada y debidamente estudiada que problema hay que se comercialice con ella, que es patrimonio? oh que sacrilegio.
    Que conste que para mi es intolerable que se expolie un yacimiento y que la ley en estos casos habría de ser severa, pero por dios que estamos en el siglo XXI, no criminalizar a la gente como yo que tenemos un hobby “detectar metales” que se creen ustedes que encontramos? oro, plata, monedas valiosas, el no saber hace ignorantes, si queréis saberlo compraros un detector y a correr por el campo “no en yacimientos” y que conste que no hago daño a nadie y no cometo ninguna irregularidad, porque si los cientos de tachillas metálicas y latas que encuentro son patrimonio los desguaces son verdaderos museos.
    Lo vergonzoso es que hay gente que se enriquece sacando verdaderas joyas de los museos y que ni siquiera nos podemos imaginar que existen.

  18. mario 6 años hace

    ruiz siento discrepar contigo en este tema.

    si respetáramos la ley al pie de la letra como esta ahora mismo nadie podría construir ni una caseta para su perro en muchas zonas de España, si cada vez que apareciera un mínimo trozo de cerámica antigua tuviéramos que parar una obra nadie podría construir.

    a mi me hace mucha gracia cuando alguien critica a alguien como xavi, por estar en los olivos de su amigo con un detector, pasando el día y le dicen que está destruyendo el patrimonio histórico y luego al día siguiente meten un tractor para labrar la tierra o les parece bien que metan una excavadora y tiren 4 metros de tierra a un vertedero, para construir pisos.

    si a alguien en este país se le ocurre decir que va a prohibir la caza porque los animales son nuestra reserva natural para futuras generaciones le parecería una barbaridad ya que esta demostrado que una caza controlada y legal es buena, ahora lo que no se puede permitir es que la gente salga a cazar a donde quiera y mate lo primero que se le cruce en su camino, pues lo mismo opino yo que habría que hacer con los detectores.

    P.D. lo que no es lógico, (y conozco a gente que le ha pasado), es que vaya paseando con su hijo y un detector por la playa y lo pongan de delincuente asustando al pequeño.

    P.D. No tengo detector de metales, así que no me ataquéis por hay.

    • Autor
      Adolfo 6 años hace

      Hola Mario,

      soy el primero que apoyaría un cambio profundo en la legislación a ese respecto. Me parece mucho más razonable la legislación inglesa en ese aspecto. Pero las leyes están para cumpliarlas; si solo cumpliésemos las leyes con las que estamos de acuerdo, entonces la convivencia sería imposible.

      saludos,
      Adolfo

      • mario 6 años hace

        buenas adolfo.

        Claro que las leyes hay que respetarlas, eso esta claro, el problema adolfo es que no hay una legislación clara para el uso de detectores como si tienen lo ingleses.

        Respecto al tema de las excavaciones te pongo unos casos y tu me dices si son legales o no.

        yo me dedico a buscar trufas, para lo cual llevo un perro que me va diciendo dondes están y yo excavo y las saco, supongamos que encuentro un denario casualmente una de las veces que excavo, el cual como no se que es llevo al cuartel de la guardia civil mas cercano y doy parte.

        yo creo que he obrado totelmente de buena fe y he cumplido todas las leyes pero resulta que según algunos yo sería un expoliador, ya que no veo que en la ley que comentas se distinga entre excavar donde diga un perro o un detector.

        ahora supongamos que la que encuentra el denario es mi hija jugando con su pala en el parque de doñana, según la ley que comentas habría que multarla y encima como es un parque natural lo mismo hasta meterla en la carcel.

        esta claro que los ejemplos son muy extremistas, pero lo que quiero es hacer ver que esa ley de las excavaciones esta escrita antes de que existieran los detectores y no busca regular el uso de estos y si se hace una interpretación al pie de la letra, nadie podría salir de su casa

        • Autor
          Adolfo 6 años hace

          Claramente no soy ningún jurista, pero yo lo que entiendo es que si te encuentras un denario cogiendo trufas o tu niña jugando con la pala en Doñana habría que llevarlo inmediatamente a la Guardia Civil y si tal se hace ahí no hay delito ninguno.

          Pero no nos engañemos: aunque esa situación puede darse es extremadamente improbable. Las monedas las “encuentran” los que las van buscando.

          Vuelvo a decir lo mismo: tenemos un ley totalmente desfasada, pero no por ello hay que dejar de cumplirla.

          saludos,
          Adolfo

          • mario 6 años hace

            adolfo yo creo que con esto de los detectores, hace años se abuso, había gente que pretendía vivir de ello y no le importaba hacer uso de ellos donde fuera y sin miramientos y ahora la gente que tiene un detector por afición y por pasar el rato está pagando esos excesos.

            te aseguro que ablando con la mayoría de gente que hace uso de ellos os dariais cuenta que vuestras posturas y las de estas personas no son tan alejadas.

            yo creo que todo el mundo estaría encantado con que hubiera una legislación mas clara (para bien o para mal) sobre el tema y todos saldrían veneficiados.

            la mayoría son conscientes de que es una barbaridad hacer uso de un detector en zonas declaradas y protegidas como es evidente lo primero por respeto a la gente que trabaja en ellas, no nos olvidemos.

            la mayoría de la gente sabe que tiene que respetar la zona donde hace uso de ellos, llamese parcelas sembradas o valladas.

            yo os pongo una reflexión, cerca de mi casa había una parcela donde la gente hacía uso del detector, la parcela donde “buscaban” linda con un vertedero, por lo que todo lo que hubiera en la zona del vertedero ya es perdido y la parcela donde buscaban hace unos años edificaron una nave haciendo sus buenos cimientos y tirando a un vertedero la arena extraida, pensad que todo lo que hubiera en estas dos parcelas ha sido perdido para siempre mientras que si a esta gente los hubieran dejado buscar y se hubiera identificado lo extraido todos habriamos ganado ¿no creei?

  19. Andres 5 años hace

    Estoy totalmente da acuerdo con ustedes. Ver piezas valiosísimas(Histórica y económicamente hablando) en manos de unos truhanes es algo muy doloroso. Es gente que obviamente no tendrá el mas mínimo cuidado para conservar la pieza. En Colombia lo hemos visto mucho también, gran cantidad de tesoros históricos acaban en el mercado negro y de ahí a las manos de otro truhan(el que compra sabiendo que es una pieza obtenida ilegalmente) Efectivamente se necesitan leyes duras al respecto. Pero con nuestros políticos……..

  20. david 3 años hace

    Hola soy un detectorista solitario y solo me dedico a buscar en el monte no busco en yacimientos. Conozco secretos que pocos saben, pues mira por donde si encontrado monedas romanas de casoalidad!! Piezas iberas y un harton de monedas medievales flipantes. Me gustan las monedas. La verdad esque la gente se muere de rabia cuando alguien encuentra cosas con el detector. Asi es; los tipicos que cambian de canal cuando en el telediario salen los ganadores de la loteria. entregar una moneda romana que te encuentres casualmente pues se tiene que ser bobote hecho de encargo. Pues el estado lo quiere toto para el. Todo es suyo! Si quieren encontrar cosas que se molesten en buscarlas. Y una vez las tengan se preocupen de ellas. Y dejen de chinchar.

    Entiendo esa gente de cultura acomodados en su casa que piensan que hay un patrimonio que proteger. Pues que sepan que si es para construir antenitas y ventiladores en las cimas de los montes se cagan en lo que haga falta. De vez encuando si declaran alguno para tener entretenidos a los arqueologos, tengo un amigo que trabajo en un importante museo arqueologico (no voy a deceir nombres) el caos y la dejadez era espectacular.

    Saludos!!

    • Autor
      Adolfo 3 años hace

      Muchas gracias por tu confesión. Me limitaré a informar al Seprona de tu IP y tu correo electrónico.

      No tengo nada más que decir.

  21. rocko 1 año hace

    Hola daré mi opinión que desde mi punto de vista es más profunda de lo que hasta ahora se ha escrito. La mayoría de moneda se emitió en bronce y cobre (estamos todos de acuerdo imagino) desde 1920 en adelante el uso del tractor ha tocado prácticamente todos los terrenos posibles tanto habitables como con capacidad agraria. Las rejas de los mismos (ya de metros incluso) han destrozado casi la totalidad de yacimientos y ocultaciones aireando y destruyendo paulativamente las monedas de cobre y bronce.

    Las leyes están claras, pero ni ellas ni nadie, ni siquiera los detectores, podrán jamas salvar quizás más del 80 % de las piezas de bronce, cobre y hierro que hay enterradas.

    Es inevitable que los metales vuelvan con oxigeno a su estado mineral natural. El oxido.

    Un saludo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*