Recogida de firmas contra los falsificadores

Recogida de firmas contra los falsificadores

La entrevista que realicé a Martín Lechuga la semana pasada tuvo mucha repercusión entre los aficionados a la numismática que andamos por foros y por la blogosfera. Se abrió mucho debate y también hubo quien criticó duramente la entrevista, ya se sabe que nunca llueve a gusto de todos. Pero es incuestionable que fue patente que en España crear copias de bienes artísticos o históricos es plenamente legal, lo cual hace que la copia de monedas sea un negocio como cualquier otro.

Muchos se llevaron las manos a la cabeza y empezaron a dudar de si había moneda falsa en sus colecciones. Más aún viendo que a grandes casas de subastas españolas supuestamente se las han colado, como a Vico o a Marti Hervera. Si a unos de los profesionales con mayor prestigio de España les cuelan monedas falsas ¿cómo podemos evitar que nos la cuelen a nosotros, simples aficionados?

A esto se suma que en España es plenamente legal la copia de monedas, pero no comerciar con ellas haciéndolas pasar como auténticas, que sería considerado una estafa. Pero claro, para que se impute como estafa hay que demostrar que la persona tiene dolo, es decir, que sabe que esa moneda es falsa y la vende como verdadera. Difícil es probar ese dolo, puesto que el estafador va a alegar que a él se la vendieron en un mercadillo y que él creía que era buena, diciendo que a los mejores también se la cuelan.

También hay que tener en cuenta que esta práctica hace muchísimo daño a los estudios históricos. Los académicos sacan sus conclusiones en base al estudio de grandes colecciones, pero claro, si esas colecciones están adulteradas las conclusiones que se obtengan serán totalmente erróneas. Preocupante es que se hayan encontrado ejemplares falsos en colecciones del calibre de la Real Academia de la Historia o del Museos Arqueológico Nacional.

Así pues, tenemos un marco legal en el que fabricar moneda falsa es legal y traficar con ella, haciéndola pasar por auténtica es muy difícil de penar. Por eso, entre unos cuantos compañeros hemos preparado un documento para recoger firmas y que se endurezca la ley, tipificando como delito la falsificación de moneda o de bienes arqueológicos que pudieran pasar como auténticos. Ya han firmado muchos aficionados y profesionales, y os invito a que lo leáis con calma y firméis si estáis de acuerdo, y mucho mejor si además lo dais publicidad:

PULSAD EN LA IMAGEN PARA IR AL DOCUMENTO

Por último, voy a dejar un escrito que ha mandado Vico, indicando que no es la primera vez que se solicita algo así y que la AENP lleva muchos años instando a que se cambie el marco legal en este aspecto. Mi opinión es que esta vez es diferente, porque aunque no se cambie el marco legal (dudo mucho que ningún partido lo ponga entre sus objetivos de campaña) a través de foros y blogs habremos hecho conscientes del problema a muchos aficionados, y eso ya es un valor en sí mismo.

En la falsificación de moneda, hay que diferenciar dos tipos:
– La moneda que se falsifica, estando en curso legal, para usarla como medio de pago.
– La moneda que se falsifica para introducirla fraudulentamente en el mercado numismático como auténtica.

El artículo 283 de nuestro Código Penal, castiga con la pena de prisión menor, la fabricación de moneda falsa y la cercenación o alteración de moneda legítima. Se considera moneda a efectos del Código Penal (art. 284), el papel moneda, los billetes de Estado y de banco, la moneda metálica y los demás signos de valor que tengan curso legal, emitidos por el Estado, tanto español como los extranjeros. Por lo tanto, la ley excluye penalización para la falsificación de moneda que ya no tiene curso legal, es decir, la moneda antigua.

Por ello y al no encontrarse tipificada en el Código Penal la fabricación o alteración de monedas que en otro tiempo pudieron tener curso legal, las leyes españolas no consideran esta conducta, en principio, delictiva, a no ser que lleve emparejado un engaño o defraudación, en el sentido de querer aparentar su autenticidad, lo que convertiría automáticamente dicha conducta en un delito de estafa.

Las falsificaciones de monedas que se efectúan en la actualidad, se realizan con la intención de aparentar autenticidad, a fin de conseguir en el mercado un valor comercial mas alto.

Esta actividad, entra de lleno en el campo de las estafas, ya que como recoge el art. 528 del Código Penal, «cometen estafa los que con ánimo de lucro, utilizan un acto de disposición en perjuicio de si mismo o de tercero».

En el delito de estafa, es necesario que exista dolo, es decir, que el sujeto activo tiene que ser consciente de la falsedad de la moneda y ocultarlo, ya que la buena fe o la advertencia de la no autenticidad, excluye la estafa.

En resumen, las leyes españolas no castigan la falsificación, pero si la venta fraudulenta de una pieza falsa como si fuese auténtica.

Varios han sido los intentos de que se penalice el hecho en si de la falsificación, pero todos ellos infructuosos, comenzando con la petición que se hizo a raíz del I Congreso Nacional de Numismática celebrado en Zaragoza en 1972 y continuando con las peticiones hechas desde la A.E.N.P. en las que he intervenido personalmente, sin ningún éxito, en 1982 con los redactores de la reforma del Código Penal, en 1991 con los escritos presentados en el Ministerio de Justicia y en 1996 con la propuesta que presentamos en el Congreso de los Diputados, en la que pedíamos que en el artículo 284 antes citado, donde se castiga la fabricación de moneda que tenga curso legal, se añadiese simplemente, «o lo haya tenido».

Me parece magnífico este movimiento que ha surgido en los foros numismáticos contra las falsificaciones. Tiene todo nuestro apoyo y esperamos que tengan el éxito que otros no hemos tenido.

Fdo. Jesús Vico Monteoliva.

6 Comentarios

  1. Qué decir de esta entrada Adolfo! En este momento hay 259 firmas y está preparada la recolección de firma física también, que espero que aumente el número de apoyos. Si pensamos que el número de coleccionistas numismáticos que utilizan internet aún no es masivo creo que podemos hablar de un éxito en la recogida digital.

    He visto algunas reticencias a dar el apoyo a la iniciativa bajo el argumento de que de seguir adelante se facilitaría que los talleres clandestinos siguieran pasando moneda falsificada por la menor competencia de aquellos que pasen a marcar sus piezas; no les quito la razón, país es este de picaresca donde el que no corre, vuela y lo que funciona en otros muchos países aquí puede hasta ser nefasto; no soy imparcial y quiero pensar que si nos mentalizamos de que es un trabajo continuo puede mejorar la situación.

    ¿A que me refiero con esto último? A las acusaciones de que las casas de subastas están en connivencia con los falsificadores por ser imposible que a tales profesionales se las cuelen de seguido. Es una acusación grave, muy grave, aunque hay gente que está elaborando una base de datos histórica de las piezas dudosas que han aparecido y seguramente ayude a aclarar el tema. Nuestro trabajo es seguir divulgando, analizando las subastas y haciendo ruido; esta medida de No a las falsificaciones NO va a acabar con ellas de raíz, por lo que todavía nos queda un largo trabajo paralelo compartiendo toda la información posible entre todos, las TIC nos han permitido repartirla como un reguero entre todos de forma instantánea.

    Historia y Numismática

    • Autor
      Adolfo 8 años hace

      Efectivamente Rubén, ya sabes que mi opinión es muy semejante a la tuya en este asunto :)

      Hay bastante gente que está publicando monedas falsas o dudosas, pero se hace de manera desperdigada. Creo que sería muy interesante montar una Wiki donde todo el mundo pueda publicar las monedas falsas que conoce y así podríamos informarnos todos. Si ya contásemos con el apoyo de las casas de subastas para ese asunto sería genial.

      saludos,
      Adolfo

      • Totalmente cierto, en general muchos opinamos lo mismo en este tema ;)

        Si nadie ha hecho una wiki de moneda falsa, sería un interesante proyecto, desde luego cuentas con mi apoyo ;).

        Las casas de subasta bueno… como sigan recibiendo críticas por colar moneda falsa a espuertas van a tener que posicionarse colaborando o quedar como cómplices…

  2. veradia 8 años hace

    Es una iniciativa con la que estoy de acuerdo,que a efectos prácticos y a corto plazo el resultado pueda ser escaso para mí es lo de menos,el caso es que creo que debemos posicionarnos contra una práctica que puede llegar a ser un fraude y que perjudica como casi siempre a los coleccionistas.Saludos.

  3. Buenas

    La verdad es que no sé muy bien cual es la solución al problema de las falsificaciones porque entiendo que la mayoría provendrán, no de réplicas propiamente dichas, sino de quienes se dedican a introducir moneda falsa en el mercado. Lo cierto es que a quien, como yo, desea iniciarse en el mundo de la numismática e iniciar una colección ni le atrae ni le beneficia.

    Saludos.

    • Autor
      Adolfo 8 años hace

      Bueno, la cuestión es que modificar la ley no es LA solución, pero es un ingrediente necesario.

      Si la ley penara fabricar falsificaciones, entonces podríamos denunciar a quien lo hace, pero así ni siquiera podemos hacer nada.

      saludos,
      Adolfo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*