Más de timadores

Más de timadores

Los que seguís desde hace tiempo el blog ya sabéis que he dado ejemplos de gente que se pasa de lista e intenta atracar a quien tiene por delante (1 y 2) y también he mostrado cómo han conseguido timar al personal. Lo que nunca he dicho, porque no creo que sea un buen consejo, es esa de: “son todos unos estafadores, cómprame monedas a mí (o a mi primo) y ya verás lo bien que te va”. Creerse una de esas es la forma más rápida de meterse en la boca del lobo.

Enrique conocía a un coleccionista principiante con el que tuvo bastante relación durante una temporada. Enrique le consiguió algunas monedas y el otro coleccionista parecía muy contento, hasta entablaron cierta relación personal. Pero de repente Enrique no supo más de él y eso que le llamó varias veces.

Varios meses después se lo encontró de casualidad y resulta que el coleccionista casi no quería ni hablarle. De repente, en un ataque de sinceridad va y le salta que le había estado engañando durante un tiempo pero que ya no más y que pasa de él. Ante semejante acusación Enrique pasó de hacerle entrar en razón, se despidió y con ello dio por finalizada la relación, al menos desde el punto de vista numismático.

Lo que había pasado estaba bastante claro: otra persona le había convencido de que Enrique era un timador (y no lo es, le conozco bien). Para ello, el buen timador sigue una serie de sencillos pasos: dice a la víctima que está siendo timada, y para demostrárselo le hace una primera venta en la que mejora los precios que estaba pagando anteriormente aunque el timador pierda dinero en esa venta. Una vez que la víctima baja la guardia le va haciendo más ventas, subiendo el precio y bajando la calidad paulatinamente y como el timado es bastante novato, no se da cuenta. Al final, al cabo de tres o cuatro ventas después le está vendiendo chatarra a precio de oro.

Esto hace que sea complicado confiar en alguien para un coleccionista principiante, porque habrá gente deseando hacer esta jugada para ganar cuatro duros. Pero claro, si alguien “te abre los ojos” es posible que sea porque te quiere hacer la jugada él mismo. La única solución posible es la de siempre: aprender a valorar uno mismo las monedas, aprender a apreciar la calidad, conocer el mercado, conocer el precio de las cosas y, por supuesto, no perder nunca la capacidad crítica. Esto no quita que también haya gente honrada por el mundo, por supuesto.

11 Comentarios

  1. Una muy mala experiencia para Enrique; lo lamento profundamente, y más cuando me considero demasiado inocente: tanto para actuar de ese modo tan poco ético como para pensar que nunca lo habrán hecho conmigo.

    Una verdadera pena el misterio que rodea siempre a la numismática, pero al final es un misterio que encima estamos obligados a mantener para que la panda de timadores no aprenda como sortear nuestros análisis de la moneda de nuevo. Y esto sólo se descubre poco a poco.

  2. Pablo 7 años hace

    Joder Adolfo, vas a acabar asustando al personal… Ya sé que me vas a decir que si la prevención, que si la experiencia, y tal… Pero al final lo que se resume es que tiene que haber PROFESIONALES.
    Yo, cuando un amigo o cliente me cuenta una historia de terror, por haber comprado a un “Pssst, oye!” en una columna de la Plaza Mayor, o en una subasta en ebay, pues le digo: “Tu mismo, que eres muy listo y compras más barato que nadie”. Estamos en un pais en el que siempre, sea lo que sea, y pagues lo que pagues, el otro te salta con un “Yo eso lo consigo más barato”. Pues como decía Laporta… Que aprendan! ^_^
    A la larga, la confianza y las relaciones entre gente del mundillo, ya sea aficionado, coleccionista serio/inversor o profesional, es lo más bonito de la numismática. Y eso no se paga consiguiendo una pieza un 5% más barata.

  3. luis 7 años hace

    Mi experiencia con los coleccionistas novatos es que bien van aprendiendo a valorar las monedas, a conocer sus precios, calidades, etc, etc, lo que supone una evolución natural y recomendable, bien se van transformando en cholleros a la caza de “gangas” que en su ilusa ignorancia opinan que están ahí, a su alcance, por ser él quien es. El resultado: estafas, estafas y más estafas. Cuando se dan cuenta la mayoría dejan la afición en medio de maldiciones y reniegos contra todo lo divino y humano.

  4. Autor
    Adolfo 7 años hace

    Pablo, estoy totalmente de acuerdo contigo en que si no sabe uno de quién fiarse lo mejor es que se fíe de un profesional, que en principio es quien mejor se portará. Los profesionales son totalmente necesarios y dan un valor interesante al coleccionista (habrá que dedicar una entrada a ese tema).
    Luis, por desgracia mi experiencia coincide con la tuya: mucha gente se ve timada cuando empieza con la numismática y coge asco al asunto. Esa fue justamente mi motivación para escribir este blog, y me consta que a más de uno le he salvado de algún que otro timo. Como dice Rubén, la cuestión es ir quitando ese “misterio”.

    saludos,
    Adolfo

  5. luis 7 años hace

    Sí, Adolfo, pero yo matizo:
    Hay que ayudar al novato que empieza a que no sea timado. No es de recibo que a una persona de buena fe se le vendan falsas o a precios varias veces superiores al precio de mercado como a veces pasa.
    Pero te fijarás que he dicho “persona de buena fe”. Es decir un novato de los que se podrían calificar en el primer tipo de mi mensaje anterior.
    Ahora bien, ¿qué hacemos con los del segundo tipo?, los cholleros que se creen que pueden enseñarle a su padre a hacer hijos… esos mismos que rechazan sistematicamente toda pieza en su precio pues ellos “saben” que las pueden comprar más (en ocasiones mucho más) “baratas”. ¿Con esos que hacemos? A mí, lo reconozco, no me da pena que engañen a esa gente. Yo vendo desde hace tiempo en un conocido mercado numismático y no te imaginas la de gente que va buscando monedas raras y bonitas –algo legítimo– pero SIN ESTAR DISPUESTO A PAGARLAS. La de gente que te pide con toda tranquilidad un denario de Gordiano I (para quien no lo sepa es una moneda de 12000 euros sin despeinarse) o un Tetradracma de Siracusa porque “le falta en su colección”. Da igual que le expliques que esa moneda es muy rara, que no la va a encontrar en un mercadillo, etc, etc… simplemente no te cree y se va al siguiente puesto a preguntar por ella. Así hasta que da con un vendedor con pocos escrúpulos y se la clava falsa por 300 euros. Y luego todos somos unos timadores que abusan de los novatos…

  6. Autor
    Adolfo 7 años hace

    En eso estoy totalmente de acuerdo.

    Ya he comentado en el blog muchas veces que casi todos los timos empiezan por hacer creer al timado que es más listo que los demás. Él tiene más suerte o algo especial que le convierte en listo. No me entra en la cabeza cómo alguien mínimamente formado puede caer en el timo de Nueva Rumasa, puede creer que compra Play Stations 3 a 100 euros, pueda pasarse una temporada trabajando gratis para otro… es increible la cantidad de gente que cae en ese tipo de estafas, y todas ellas se basan en hacerle creer que es más listo que nadie.

    En la numismática lo mismo; ya he dado varios ejemplos reales de gente que ha caído así. Ninguno de ellos me da pena, la verdad. Yo siempre he hablado de que las monedas tienen un margen de precios razonable y que dentro de ese margen es donde nos podemos mover para intentar sacar algún beneficio. Si una moneda vale entre 70 y 100; la compras en 75 y la vendes en 90, pues estupendo. Ahora bien, si una moneda vale entre 9.000 y 15.000, y te la están ofreciendo en 300… pues está claro que es un timo.

    saludos,
    Adolfo

  7. luis 7 años hace

    Hombre, el caso de una moneda de 10000 euros vendida a 300 es un poco extremo que no se suele dar, la gente no es tan tonta, aunque a veces pasa pues yo mismo he presenciado algún que otro caso.
    Ahora bien, timos menos extremos del estilo monedas de 200-300 euros vendidas a 75-100 suceden infinidad de veces todos los días. Ebay, del que tanto se habla en los mentideros numismáticos, es una auténtica selva sin ley donde los más “avispados” cazan a los ilusos compradores cholleros que buscan ese macrodescuento del 50-75 % en la pieza de sus “sueños”. A mi juicio tan importante es educar al novato en una sana prudencia e incremento progresivo de sus conocimientos numismáticos como en el arte de evitar la tentación de convertirse en un chollero.
    Yo compro bastantes monedas con frecuencia y les aseguro que he pillado muy pocos chollos en mi vida. Tal vez algún bajoimperio raro que el que me lo vendió no se molestó en clasificar, por pura pereza, y poco más. Desde luego piezas golosas ni una, que el que vende lo suyo, sabiendo que es bueno, no suele entrar en el club de los tontos.
    Anda que no se nota cuando alguien mira los precios de mis monedas (reconocidos como normales más bien tirando a baratos por los coleccionistas serios, que siguen las subastas, convenciones, etc, etc) y piensa algo como “qué caro, esto en ebay vale la mitad”. Pues no, señores, en ebay, si la moneda es buena y auténtica, ya se encargará el vendedor de una forma u otra (legal o ilegal) de que no se venda por la mitad de su precio de mercado (muchas ventas aparentemente “chollescas” que pueden verse en ebay por monedas sin duda auténticas esconden una autopuja por parte del propio vendedor, por lo que la venta obviamente no ha existido). Sólo si es falsa aceptará un precio tan bajo. Invito a todos los coleccionistas que siguen este blog a reflexionar sobre esto. Que es muy inmoral hablar de lo “perversos” que son los profesionales numismáticos cuando luego lo cierto es que uno va con el cuchillo sacado a ver si puede pegarle un tajo a alguien en forma de moneda comprada al 40% de su precio de mercado.

  8. albertito 6 años hace

    Hablando de timos. Acabo de recibir un pedido de Numismatica la Barata, sita en Galicia. Pone fotos diciendo que vende tal producto y luego esas fotos son un engaño. No envia dichos productos y encima en mal estado. Os aconsejo no comprar nada en ese lugar.

    • tomas 5 años hace

      No estoy de acuerdo con lo de Numismática la barata. Yo les he comprado desde hace muchos años y el trato inmejorable. Las fotos de las monedas corresponden a los envíos

    • Gabriel 5 años hace

      Yo también les compro desde hace muchos años y siempre todo perfecto.

Pingbacks

  1. […] se puede hacer una idea del precio de la pieza. Esta técnica tiene el enorme inconveniente de que, como comentó Luis, muchas veces los precios de las subastas de eBay no son reales. No obstante, para ciertas monedas […]

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*