Sonrisas célebres

Sonrisas célebres

La sonrisa más célebre de la historia de la pintura es, sin duda alguna La Gioconda, también conocida como La Mona Lisa. El cuadro, como todos sabéis, fue pintado por Leonardo da Vinci y está expuesto en el museo del Louvre. La calidad técnica del cuadro es de la máxima calidad, el paisaje y las manos de la dama son una delicia, pero La Gioconda no sería la misma si no fuese por su sonrisa.

La gracia es que al ver el cuadro no se sabe bien si realmente está sonriendo o no, y si sonríe no se sabe si presenta alegría o amargura. Dicen los expertos que esto se consigue a base de un juego de claroscuros que generan una ilusión óptica que hace que veamos mejor la sonrisa con la parte periférica de nuestro ojo, es decir, cuando no nos fijamos en ella. La siguiente foto está obtenida de Wikipedia.

No es tan fácil elegir la sonrisa más célebre del cine, pero por mi parte lo tengo claro: está en la última escena de «Some like it hot» («Con faldas y a lo loco», en castellano).  La película, también por todos conocida, es una excelente obra maestra de Billy Wilder y cuenta con tres actores de primerísimo nivel: la súper sexy Marilyn Monroe y la pareja de oro Tony Curtis y Jack Lemmon.

No obstante, la sonrisa la realiza un actor casi desconocido, J. E. Brown, al decir la mítica frase de «Nobody is perfect«. La sonrisa esbozada en el último fotograma de la película enmarca la escena perfectamente y la dota de un significado totalmente diferente a si esa sonrisa no existiese. De hecho, yo diría que el personaje de Osgood (el que sonríe) se transforma en los últimos dos segundos de la película, pasando de ser un viejo timado a un degenerado sexual. La siguiente imagen está tomada de aquí.

Todavía me tengo que mojar más para indicar la mejor sonrisa de la numismática, pero para mí no hay duda: la posee Atenea. Los búhos de Atenea son unas piezas míticas donde las haya que se acuñaron en Atenas desde el Siglo V antes de Cristo hasta el Siglo I. De acuñaron monedas de diferentes tipos, pero sobre todo tetradragmas, como los que se presentan aquí, sacados todos ellos de la subasta del 24 de junio de 2010 en Cayón.

A la cuestión histórica que conllevan estas monedas se la podrá dedicar otra entrada, ahora sólo quiero indicar el aspecto artístico. La moneda se acuñó con gran relieve y un realismo soberbio, representando en un solo rostro la belleza y la firmeza de Atenas. Atenea está decorada con pendientes y collar de perlas para mostrar la riqueza de la que gozaba la ciudad, así como con un casco empenachado, símbolo de la victoria en la batalla de Maratón.  Por último, la sonrisa de Atenea dota de felicidad a toda la moneda, felicidad de la que gozaban los griegos en aquellas épocas.

En el reverso se observa un búho también en relieve. El búho era el animal de Atenea, en el que solía transformarse. Por otro lado, suelen aparecer diversas leyendas que cambian según la época en la que se acuñase la moneda y también ramas de olivo, otro de los símbolos de Atenea y de la ciudad de Atenas. Según la leyenda Atenea hizo brotar un olivo en el Partenón durante una contienda; además, la exportación de aceite era uno de las fuentes de ingresos de los antiguos atenienses. Por último, aparece una luna al lado del búho, de nuevo símbolo de la batalla de Maratón.

Casi nada, ¡cuánto significado en una moneda de plata de 2,5 centímetros!!!

6 Comentarios

  1. Genial. Curiosa e interesante entrada donde perfectamente hay asociados obras de arte diferentes como el cine, la pintura y la numismática pero a la vez todas ellas conel detalle de la sonrisa en común.
    Me ha entretenido y gustado mucho esta entrada, las imágenes son preciosas. Gracias por alimentar mi pequeño y voraz conocimiento numismático.
    Un saludo.

  2. ramon 9 años hace

    Adrian se me ha adelantado en la felicitación. Merecería la pena que te plantearas recopilar en un libro las entradas de tu blog.Los que te seguimos en este blog, pero que pertenecemos a la vieja escuela del libro en su formato tradicional, estaríamos encantados. Aunque de momento nos conformamos con comentarios tan interesantes y amenos como este último.

  3. Autor
    Adolfo 9 años hace

    me alegra mucho que os guste esta entrada. La verdad es que cuando la escribía me resultaba un poquito arriesgada porque no sabía muy bien si iba a gustar o no. De todas formas, aquéllos que escribimos un blog por amor al arte (y nunca mejor dicho) tenemos que escribir cosas que nos gusten a nosotros mismos, de forma que nos auto-motivemos.
    Y a mí una cosa que me encanta es relacionar ideas aparentemente disjuntas: TIC y la numismática, cine y pintura y numismática, filosofía y TIC, educación y TIC, música y antropología… buena parte de mi trabajo y de mis aficiones van dirigidas a hacer este tipo de cosas. Desde este punto de vista me considero un tipo afortunado :)

    En cuanto a lo del libro… nunca hay que decir «nunca jamás».
    De todas formas, escribir un libro no es sencillo, hay que darle formato de libro y relacionar todos los contenidos que en él aparecen, no como en un blog que pueden ser más bien disjuntos. Quizá cuando el blog haya recorrido más camino se puedan recopilar las mejores entradas y dales un formato de libro. Pero claro, si se quiere distribuir como un libro tradicional saldría carísimo, quizá sea mejor hacer un e-book como ya han hecho otros autores de blogs.
    En cualquier caso ya veremos, es para largo.

    saludos,
    Adolfo

  4. Roberto 8 años hace

    Me gustaría aclarar aquí que la verdadera ave asociada a la diosa Atenea no se trata de un buho, ni tampoco de una lechuza -como acostumbra a identificarse-, sino el mochuelo común, cuyo nombre científico es «Athene noctua», voz latina tomado que deriva del nombre griego de la diosa.

    Verdaderamente tu blog es una maravilla. Saludos.

Pingbacks

  1. […] es lo que intento hacer tanto en mi trabajo como en buena parte de mi tiempo libre (ya lo comenté aquí). Así pues, voy a intentar mezclar en este blog dos de mis aficiones: la numismática y viajar. […]

  2. […] dejo un precioso búho de Atenea rematado en 1500 euros en la última subasta de Aureo. […]

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*