Numismática para niños

Numismática para niños

El coleccionista de monedas tiene un perfil claro: es un hombre de mediana o avanzada edad. No es que quiera ser excluyente, pero es lo que hay. Mi experiencia me dice que ese colectivo abarca al menos el 80% de los aficionados y profesionales a la numismática. Por suerte yo no he entrado (todavía) en él. Sin embargo, la entrada de hoy va dirigida a un público totalmente opuesto: los niños.

Los niños son un público olvidado por dos motivos: no representan un mercado y tenemos la falsa creencia de que si coleccionan monedas es porque sus padres les obligan. Si bien el primer motivo es cierto, ya que los niños no manejan el suficiente dinero como para poderles vender muchas cosas, el segundo motivo no lo es, y yo mismo he tenido varias experiencias con niños a los que les han llamado la atención, por cuenta propia, las monedas.

Un día mi prima (la preciosa niña que se ve en el cuadro de Guzmán Capel en la imagen de arriba) vio que andaba con mi colección de monedas y me preguntó qué estaba haciendo. Cuando le dije que tenía una colección ella se puso a mi lado entusiasmada, creyendo que iba a sacar cromos o algo así. Por eso su primera reacción fue de desilusión, pero enseguida se le pasó, en cuanto vio que aquel álbum tenía monedas de hace más de 100 años, grandes, pequeñas y de diferentes metales. Le encantaron las monedas de plata (como a mí) y también las más antiguas. Luego le empecé a contar historias sobre los reyes que aparecían en las monedas: Felipe III, Felipe IV, Carlos III, Fernando VII, Isabel II, Alfonso XII, Alfonso XIII… y resulta que Alfonso XIII fue rey cuando era un bebé, ¿te imaginas? ¡era más pequeño que tú y ya era rey! ¿a que molaría ser reina?

Pero allí no acabó la cosa. Después saqué un puñado de monedas del mundo que tenía para vender, las puse encima de la mesa y empezamos a averiguar de qué país procedía cada moneda. Luego, con un mapa, descubrimos dónde estaba cada país. Francia e Italia ya los conocía, pero de Lituania, Yemen o Paraguay no había oído ni hablar. Ese día los dos lo pasamos muy bien y aprendimos un montón de cosas. Además, ella se ganó a pulso unas 20 ó 30 monedas que enseñó con orgullo a su madre.

Está claro que la numismática, al igual que muchas otras cosas, puede convertirse en una buen material para desarrollar una actividad de aprendizaje informal. Ya lo decía el gran Benito Pérez Galdós en la novela Miau, donde Ramón Villaamil regala a su nieto una colección de sellos y éste tiene un entusiasmo semejante al de mi prima con las monedas. Se ve que los niños del siglo XIX y los del siglo XXI no son tan diferentes.

A los niños les da igual si una moneda tiene una estrella u otra, o si es la variante tal o cual, pero representan pedacitos de historía que sirven de excusa para transportarles a lugares y tiempos lejanos. De hecho, hay múltiples museos que hacen visitas guiadas para niños o contienen material específico para explicar a los niños la historia de la numismática. Ejemplos: uno, dos, tres y cuatro.

Pero ¿y el que ellos se hagan su propia colección?

Tampoco hay ningún problema en ello, tal y como explica Jennifer Knight en su artículo Young numismatics. Es de sentido común que los niños no deben coleccionar monedas caras y que deben tomárselo como una diversión, al igual que coleccionarían cromos o pegatinas. Además, no es nada caro: cien monedas del mundo diferentes pueden costar unos diez euros, si cada fin de semana el niño recibe cinco monedas para clasificarlas y coleccionarlas, a los padres les sale más barato que una bolsa de pipas.

Pero no hay que engañarse, lo normal es que pasados unos meses o unos años lo acaben dejando, pero algo habrán aprendido y puede que cuando sean adultos lo retomen. De hecho, muy posiblemente yo nunca hubiera coleccionado monedas si no fuera porque «ayudaba» a mi padre a coleccionarlas cuando era pequeño.

23 Comentarios

  1. Raul 10 años hace

    Me ha encantado la anterior entada de su blog, quizá por acercamiento a mi vivencia personal: tengo dos hijos muy pequeños todavía pero el mayor, de 5 años, posiblemente por imitación a mi, que paso cierto tiempo dedicado a mi pasión numismática, ha empezado a interesarse en coleccionar monedas. Le llevo conmigo a la Plaza Mayor de Madrid, donde paseamos por entre los puestos y le comento sobre las monedas y demás.
    Quizá ocurra lo que comenta, que con el tiempo pierda interés, pero de momento, esta nuestra afición hace que compartamos un tiempo precioso juntos, y que el niño vaya aprendiendo y cultivándose de forma sana y divertida.
    Un saludo

  2. Autor
    Adolfo 10 años hace

    Me alegra mucho que te hayas sentido identificado con la entrada. En efecto, la numismática es, como tantas otras cosas, una buena excusa para pasar un buen rato con los hijos y desarrollar una actividad pedagógica.

    A mí mi padre también me enseñaba su colección cuando era pequeño, aunque luego fue abandonada, fundamentalmente por falta de tiempo. Fui yo, años después, quien la retomó. Seguramente, de no haber sido por mi padre nunca hubiera coleccionado monedas, o quizá sí, ¿quién sabe?

    Por cierto, no conocía tu blog, esta tarde lo echaré un vistazo. Ahora no, que estoy trabajando :)

  3. Andres Mauricio Mena 9 años hace

    Acabo de descubrir esta pagina, y es muy interesante, cuando tenía 7 años, me interesó la numismática, no se porque razón, ya tengo 11, y actualmente tengo cerca de 10.000 (sin contar las repetidas) monedas de todo el mundo, especialmente de América, también tengo cerca de 500 billetes (sin contar los repetidos), la mayoría de Colombia, mi país de origen, no pienso dejar la numismática, y en total, tengo como 50.000 monedas y 10.000 billetes, jeje podríamos hablar por el facebook

  4. victorcb82 7 años hace

    Yo soy de ese grupo que empecé una colección de niño, al igual que una colección de minerales, las de cromos de panini de fútbol y otros. Cuando me hice «mayor», a los 17 años o así la retomé y comencé a interesarme de verdad, mi primer catálogo, foros de internet, etc.

    Evidentemente, mi primera colección (de monedas del mundo) es una porquería numismáticamente hablando, pero fue la que me inició y ese es el gran valor.

  5. Patricia 7 años hace

    Tengo 13 años y estoy incursionandome en el mundo de la numismatica creo que sirve tanto a niños como adultos,lo mio no surgio por mis padres surgio por mi en mis viajes y desde ahi empeze y sigo y seguiré ;)

    • Autor
      Adolfo 7 años hace

      Pues enhorabuena muchacha: la numismática es una ciencia de la que estoy seguro que aprenderás un montón. Espero que disfrutes del blog y, por supuesto, no te cortes a la hora de comentar y/o preguntar.

      Un saludo,
      Adolfo

  6. Sara 7 años hace

    Buenas noches,

    quería preguntar si conocen o saben donde puedo encontrar un libro para mi sobrino de 10 años que está interesado en conocer las monedas y billetes del mundo. Sobre todo que tenga dibujos de las monedas y billetes.

    Muchas gracias!

    • Autor
      Adolfo 7 años hace

      No conozco ninguno en castellano. Y es una pena.

      • Sara 7 años hace

        Conoces alguno aunque esté en otro idioma?

        • Autor
          Adolfo 7 años hace

          Concretamente no, pero los americanos publican muchos. Seguro que si buscas en Amazon encuentras algunos.

          • Sara 7 años hace

            muchas gracias!!! a ver si hay suerte

  7. Ana 6 años hace

    Adolfo:
    no creo que los niños SIEMPRE acaben dejando la colección, por ejemplo, mi hija ;), lleva 2 años coleccionando! Al principio era un pasatiempos, pero ahora le gusta, y llega a casa y se pone a ordenar monedas… Puede que no lo deje. No tiene porque.
    Muy buena la entrada :)

  8. Marcos 6 años hace

    En los niños están los futuros numismaticos.
    Yo empecé de niño cuando mi padre me dio unas cuantas monedas, españolas y extranjeras, me encantaron, me encantaba el metal moldeado, nadie de la familia coleccionaba, pero lo que fue un pequeño regalo terminó por hacerme coleccionista.
    Ahora tengo una niña de 2 años y un sobrino, y tengo claro que les regalaré unas monedas variadas en su día, quizá las cojan con la misma ilusion que yo, ellos decidirán con su entusiasmo ó no.

  9. Lydia 6 años hace

    Tengo q admitir q yo fui una de esas niñas q empezo a coleccionar toda moneda extranjera q me traia mi tio de sus viajes.Muchos años despues encontre esa pequeña coleccion de monedas q habia dejado olvidada en casa y q aun me llamaba la atencion.Y ahora estoy descubriendo poco a poco (y tambien gracias a este maravilloso blog) este fascinante mundo

  10. Nair 6 años hace

    Hola; buena entrada. Sólo comentar que mi hijo de 10 años es coleccionista por vocación. Nadie en casa colecciona nada, es más ni siquiera tenemos afecto por las cosas antiguas, pero él nació así y con su corta edad ya tiene un montón de cosas antiguas y en especial monedas. Todo dinero que llega a sus manos lo guarda para comprar más monedas y las clasifica y juega con ellas, se informa mucho, etc. En fin. Claro que al comenzar de abajo y al no tener nadie en la familia que lo haga se le hará más difícil porque nadie sabe nada del tema pero él sigue firme con su idea. Ahora yo lo apoyo y estoy aprendiendo con él, pero a veces nacen niños así, diferentes, es capaz de ahorrar bastante dinero para un niño y gastárselo integramente en cosas antiguas y monedas.
    Un saludo

  11. Alejandro 4 años hace

    Yo empecé a coleccionar monedas a los ocho años(tengo 15 actualmente), y desde entonces he conseguido agenciarme una buena colección. Un familiar por aquí, la abuela que se guardó las pesetas, mi padre que viajaba y esas típicas cosas. Aprendí muchísimo gracias a ellas la verdad, y hoy día sigo haciéndolo. Las verdad es que nunca lo hice por obligación ni me lo enseñó nadie, simplemente un día en casa de mi abuela encontré en un japón un montón de pesetas, le pregunté a mi madre el que eran y desde entonces sigo. Es de las cosas que más agradezco.

  12. Nohemí 1 año hace

    Buenas noches, llevo más de dos horas en el blog y creo que le voy a dedicar otras tantas. Pero empezamos al hilo de post, siempre que he viajado he conservado las monedas y cuando es algún amigo el que lo hace también le pido alguna. Hace un tiempo se las enseñé a mi hijo (8 años) y le gustó el tema, es curioso, las mira con lupa, las dibuja… realmente no tienen valor pero a él le gusta el guardarlas. El fin de semana me pidió unas que tengo en casa desde siempre y me ha surgido la duda de si tendrán algún valor. Tras leer más de un post y ver años, estrellas y demás estoy más perdida que al principio pero entusiasmada con el tema, por ello te pregunto Adolfo ¿recomiéndame un libro para niños?¿te puedo pasar 5 fotos de monedas y me dices si tengo que tener cuidado para que Martín no las pierda? Gracias y buenas noches desde un pueblo cerquita de Sevilla

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 1 año hace

      Te mandé un correo. Puedes mandarme fotos pero ya te adelanto que no van a valer gran cosa.

      En cuanto a la numismática para niños, creo que es una gran asignatura pendiente. Lo que te recomendaría es animar al chaval a hacer una colección de céntimos de euro con los distintos países :)

  13. Xulio Arribas González 6 meses hace

    Hola en relación a libros para neófitos hay un precioso manual muy básico de 36 paginas, cuyo autor es el gran numismático y cuyo fin fue acercar la numismática a los mas jóvenes, estas cosas que se hacen por amor a la numismática … el autor es Jaime Paz, ya es un poco antiguo…. y se titula

    COMO COLECCIONAR MONEDAS – CLASIFICACIÓN, LIMPIEZA . CONSERVACIÓN – J. PAZ BERNARDO -AÑO 1995

    Saludos a todos/as, gran gran trabajo ….. ;-)

Pingbacks

  1. […] a buscar errores. Por eso mismo, una colección de errores de euros puede ser apropiada para niños, aunque hay muchísima gente adulta que los […]

  2. […] por lo que es fácil hacerse con una amplia colección con poco dinero. Esto puede estar bien para niños, pero creo que cuando una colección madura hay que aprender a rascarse el bolsillo y comprar algo […]

  3. […] moneda cueste dinero. De todas formas, ahí hay una ventaja y es que se puede regalar el lote a algún niño y con él seguro que pasamos un buen rato. […]

  4. […] monedas pueden ser un regalo muy didáctico para niños. Ya he comentado lo interesante que veo la numismática para los benjamines de la familia; si se les regala un pequeño álbum de monedas y un puñado de unas 300 piezas variadas de todo el […]

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*