¿Es rentable invertir en monedas?

¿Es rentable invertir en monedas?

El otro día lei un par de artículos escritos por A.C. Dwyer (aquí tenéis uno y aquí otro) en los que se hace una reflexión sobre las altas cargas de comprar, vender y alamacenar monedas, concluyendo de forma implícita que es muy difícil ganar dinero si sólo nos dedicamos a almacenar monedas. Las razones que da son que hay unas altas cargas a la hora de comprar las monedas en subastas públicas (un 18% en España), y otras cargas cuando se quieren vender en dichas subastas. A esas cargas hay que sumar el coste de almacenar de forma segura las monedas que se tengan y el pago del seguro que puedan necesitar. Finalmente, si se necesita asesoramiento, éste no es gratuito, y si uno no está asesorado puede comprar más caro de lo que la moneda vale o puede que el profesional de turno te engañe (como pasó aquí).

Efectivamente, estoy plenamente de acuerdo en que si simplemente nos dedicamos a comprar moneda en una subasta o a un numismático, guardarla durante un tiempo y después venderla en la misma subasta o al mismo numismático, quien ganará dinero será la subasta y el numismático, no nosotros. Pero es que esa no es la forma correcta de proceder en este mundo, si se quiere sacar dinero debe ser uno mismo quien actúe como un profesional, tasándose por sí mismo las monedas, sabiendo cuál comprar y a qué precio y conociendo a otros inversores a quienes poder vender o comprar. Eso es lo que te proporciona el valor añadido que te hará ganar un poco de dinero en la numismática. Y eso, evidentemente, no se aprende en una tarde.

Ya comentamos que tasar monedas no es una tarea fácil, pero a base de tiempo mirando subastas y recorriendo mercadillos se adquiere la capacidad de reconocer una moneda, tasar su estado de conservación y estimar su precio sin equivocarse demasiado. Después, hay que conocer a coleccionistas, profesionales y casas de subastas y saber quiénes son unos mangantes y quiénes no. A quién comprar y a quién vender. Por último, el mercado fluctúa de forma que ahora están baratas unas piezas que previsiblemente en un par de años estén más caras y viceversa. Si somos capaces de anticiparnos al mercado entonces se puede sacar un beneficio interesante.

Pero por desgracia nadie te va a contar lo que él sabe ni te va a presentar a otros coleccionistas a quienes comprar monedas, porque sería como echar piedras sobre su propio tejado. Conocer este tipo de cosas es la ardua tarea de todo principiante.

También hay que recordar que la numismática es un valor seguro, prueba de ello es que ahora, en tiempos de crisis, tanto el oro como la plata y los remates de las subastas han subido considerablemente de precio. Esto es debido a que la crisis nos afecta a todos: unos nos quedamos sin trabajo o vemos cómo nos congelan el sueldo y otros, pobrecitos, no saben qué hacer con sus millones porque en ninguna parte les dan muchos beneficios, así que, entre otras cosas, lo invierten en monedas y metales preciosos.

Por último, parece ser que hay un libro que versa sobre esta temática. Yo no lo he leído, pero si os interesa podéis pinchar en la imagen para comprarlo en Amazon.

1 Comentario

  1. Krugerrand 8 años hace

    Te devuelvo la visita. Muy interesante tu blog, como ya has visto el mío es de perfil más bajo.

    Nos complementamos, espero.

    Un saludo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*