La avaricia rompe el saco

La avaricia rompe el saco

Hace unos meses Enrique compró a un coleccionista (llamémosle Pedro) una moneda sin circular a más o menos el precio de mercado de la moneda. Al decir Pedro que tenía un cartucho entero de esas monedas y que las estaba intentando vender, Enrique se ofreció a comprárselas por 70 euros cada una, de forma que ambos tuvieran un margen razonable de beneficio. Pero no, Pedro no quería venderlas por menos de 110 euros cada una, lo cual era incluso más del precio por el que Enrique le había comprado la pieza. Enrique intentó hacerle entender que aquello no tenía ningún sentido, pero Pedro se mostraba totalmente inflexible y no quiso bajar ni un euro, así que no se hizo la venta.

Pasaron seis meses y Enrique recibe una llamada de Pedro, diciéndole que le vendía las monedas. Resulta que al parecer, el querido Pedro no había vendido ni una más desde entonces y necesitaba dinero, por lo que se veía obligado a venderlas. Y aquí tenemos que Pedro cometió dos errores:ser avaricioso y vender por necesidad. Así que como ahora tenía la sartén por el mango Enrique se ofreció gustoso a comprarle un buen taco de monedas, pero pagándoselas a 45 euros cada una, oferta que Pedro tuvo que aceptar vendiéndole 20 de ellas.

Lo más alucinante es que cuando se las vendió, Pedro le dice que el cartucho (que contenía 50 piezas) se lo habían vendido por  120 euros. ¿¡Cuánto margen de beneficio esperaba sacar Pedro!? Enrique de primeras le ofreció 3500 euros por algo que le había costado 120, ¡¡y le parecía poco!! Al final obtuvo 900 euros por 20 de ellas, lo cual no está nada mal, pero que es 500 euros menos de lo que hubiera pagado por ellas seis meses antes.

La moraleja de la historia es que si alguien te ofrece un dinero por unas piezas con el que saques una ganancia razonable, cógelo, y si no lo haces que sea porque sabes que eres capaz de venderlas más caras. No hay que confundir el precio de mercado de una moneda con el precio por el que a ti te la pagarían, pero eso da para otra entrada.

1 Comentario

Pingbacks

  1. […] entrada se podría haber llamado “La avaricia rompe el saco II” (aquí la I), “Pasarse de listos III” (aquí el I y el II) o “Hay quienes quieren ser […]

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*